La calle María de Molina tiene “vocación peatonal”

La calle María de Molina tiene “vocación peatonal”

|

La propuesta de modificación de las líneas de los autobuses municipales de Valladolid (Auvasa), que se prevé aplicar el 1 de octubre de 2018, incluye la ya anunciada eliminación del paso del transporte público por el vial de la Plaza Mayor y la mejora de las conexiones a nuevos barrios como Pinar de Jalón y Los Santos-Pilarica, para los que se crean rutas. Además, incidirá en la ordenación del tráfico en el entorno de la plaza de Zorrilla, pues se prevé cambiar el sentido de la calle María de Molina entre la citada plaza y la calle Doctrinos.


Así lo han explicado este miércoles el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, y el gerente de Auvasa, Ángel Bernabé, que ha explicado que "la mitad de las líneas no se modifica", pero que se logran mejoras importantes de tiempos para recorridos como el 1, el 15, y todos los que pasan actualmente por la Plaza Mayor, que "ganarán varios minutos".


La supresión del paso por el vial de Ferrari y la acera de San Francisco de la Plaza Mayor es uno de los principales cambios en los servicios, ya que afectará a las actuales líneas 1, 3, 4, 6 y 8 y que, como ha subrayado Óscar Puente, además de mejorar la velocidad del servicio ayudará a "mejorar la vida de la ciudad", pues se avanzará en la idea de que la plaza sea absolutamente peatonal. A ello se sumará más adelante el traslado de los accesos al aparcamiento subterráneo.


De hecho, Óscar Puente ha ido más allá y ha apuntado a la calle María de Molina como una de las que tiene una "vocación peatonal" más inminente, pues se plantea la idea de que la rampa de salida del aparcamiento subterráneo no esté en la calle Pasión para que el tráfico no salga por María de Molina ante una futura peatonalización. El regidor ha apuntado que se podría cerrar al tráfico entre 20 de febrero y Doctrinos, pero ha terminado por añadir que incluso se podría hacer de uso peatonal en todo su recorrido, desde la plaza de Poniente.


La calle de María de Molina, de acuerdo con la propuesta de modificación de las líneas, se verá afectada indirectamente, ya que se prevé, a partir del 1 de enero, invertir el sentido del tráfico en la misma entre la plaza de Zorrilla y la calle Doctrinos para que la línea 5 pueda girar por ella y tener una parada en el número 12 de la última calle citada.


Esta modificación, como han apuntado Luis Vélez y Óscar Puente, supondría que este tramo estaría cerrado al tráfico privado y sólo podrían pasar por él los vehículos de Auvasa y los taxis. Eso sí, el Área de Movilidad estudia qué hacer con la parada este último servicio situada en María de Molina con plaza de Zorrilla.