Comienza el derribo del colegio Victoria Adrados, que albergará viviendas adaptadas

Comienza el derribo del colegio Victoria Adrados, que albergará viviendas adaptadas

|

El Ayuntamiento de Salamanca inicia el derribo del colegio Victoria Adrados para construir un nuevo centro social con viviendas accesibles, que mantendrá el nombre actual en honor a la que fue inspectora educación. Así lo ha anunciado hoy el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, quien ha recibido en el Consistorio al reconocido filólogo y miembro desde 1981 de la Real Academia Francisco Rodríguez Adrados, único hijo de Victoria Adrados que queda con vida, junto a nietos de la educadora y otros familiares.


El proyecto, que se denominará Centro de Convivencia Victoria Adrados, ofrecerá 45 viviendas accesibles para personas mayores o con problemas de movilidad, 240 nuevas plazas para paliar los problemas de aparcamiento de la zona y, además, ampliará los espacios de participación ciudadana. La ciudad ganará con ello los 1.480 metros cuadrados de terreno que ocupaba el antiguo colegio y que pasarán a ser un espacio público.
El Ayuntamiento, a través del Patronato Municipal de la Vivienda, impulsa estas 45 viviendas adaptadas y sin barreras arquitectónicas, con una cuota de alquiler de entre 250 euros y 300 euros mensuales.


Estas viviendas tendrán una superficie de aproximadamente 45 metros cuadrados y serán totalmente accesibles, con un amplio salón, cocina integrada, bañado adaptado y un dormitorio doble, así como terraza exterior en las situadas en la planta primera. La previsión inicial de ocupación para estos 45 pisos es de 85 plazas. Tendrán, también, pequeños espacios comunes de reunión y convivencia donde ubicar, por ejemplo, servicios como el de lavandería. La cubierta del edificio también incluye zonas de relajación y de ocio con pequeños huertos.


Además, se creará un espacio público con juegos infantiles, zona ajardinada y cafetería con terraza. Se incluye en el proyecto, además, un centro municipal integrado que promoverá la participación ciudadana con un salón de actos, salas multifuncionales para actividades deportivas y culturales, un espacio de lectura e informática y dependencias para servicios sociales.


El alcalde ha destacado que el nombre de Victoria Adrados perdurará en la ciudad por su importante labor educativa y social en Salamanca. En este sentido, ha recordado que en marzo de 1913, con apenas 25 años, llegó a la ciudad del Tormes para tomar posesión del cargo de inspectora de Educación. Además de desempeñar las funciones inherentes a su cargo, Victoria Adrados destacó por la vertiente más social de su trabajo, como la gestión de las cantinas escolares, los roperos, las colonias de vacaciones, las guarderías o la “gota de leche”, una institución creada para remediar los problemas de desnutrición y alta mortalidad infantil. También, Victoria Adrados participó activamente en el ambiente cultural salmantino.