La Concha regresa a San Vicente a la luz de las velas

La Concha regresa a San Vicente a la luz de las velas

|

Este jueves, era la víspera de la Festividad de La Concha, y como manda la tradición, la patrona de la ciudad abandona su templo de San Antolín, donde ha recibido culto durante todo el novenario, para volver a su casa durante todo el año, la iglesia de San Vicente. Así, a las nueve de la noche, La Virgen de La Concha emprendía su vuelta a casa acompañada de devotos, fieles y hermanos de la Cofradía de Nuestra Señora de San Antolín o de la Virgen de La Concha.


Tras celebrar el rosario, la Virgen de gala con un vestido rojo sus correspondientes adornos y unas preciosas flores blancas que le daban mucha más brillantez, salía de su templo temporal durante estos días previos a la festividad para, entre la luz de las velas que los hermanos y fieles portaban, emprender su camino a su templo oficial.


Con un cortejo en el que rompía filas la cruz, le seguía el pendón de la cofradía y los hermanos y tras ellos, los vecinos zamoranos que han querido acompañar a la patrona en su víspera a la festividad, la Virgen de La Concha emprendía su recorrido de la iglesia de San Antolín para continuar por la calle de Sancho IV, calle de San Esteban, Plaza de San Esteban, Plaza del Cuartel Viejo, calle del Doctor Carracid, calle de San Torcuato, calle del Riego, calle de San Vicente y la Iglesia de San Vicente, donde la virgen reposará para mañana celebrar la Santa misa en su honor.


Así, entre dos luces, bajo el anochecer y la penumbra de la noche entrando en la capital, la Virgen de la Concha ha recibido un año más todo el cariño de la ciudad y los zamoranos que con su presencia han acompañado a la Virgen y que, como manda la tradición, la continuarán acompañando mañana en su gran día.