Mata vale por tres

Mata vale por tres

|

El Real Valladolid consiguió tres puntos de oro tras cuajar un gran partido en territorio andaluz y gracias a la puntería de un Mata que estuvo soberbio. Al final, triunfo en el Campo “Viejo Nervión” de la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros del Sevilla F.C. ante el Sevilla Atlético (1-2), primer triunfo del Pucela en LaLiga 1I2I3 17/18 tras su comienzo con derrota en la primera jornada ante el F.C. Barcelona B.


El Pucela cuajó un buen partido ante un rival con futbolistas peligrosos, capaces de poner contra las cuerdas a cualquier equipo que no mantenga un alto nivel de concentración y trabajo durante todo el partido.


La solidaridad en la brega y la capacidad para adaptarse a lo que el partido le proponía en cada momento fueron decisivos para el triunfo del Real Valladolid. Atacó con rapidez y verticalidad cuando tocó, entrando muy bien por ambas bandas con el constante apoyo de Antoñito y Nacho desde los laterales, y se defendió con contundencia cuando el Sevilla Atlético empujó. De hecho, hasta el gol del filial sevillista nace en un error del colegiado, puesto que la falta de Luismi que dio origen al penalti y al gol local fue fuera del área.


El Pucela labró la victoria en la primera mitad gracias a la puntería de Mata. En el minuto 26, Borja robó un balón en su parcela y lanzó un balón largo a Mata, que encaró a dos defensas y se hizo hueco hasta sacar un derechazo ajustado para evitar la estirada de Caro. Y en el minuto 39, para culminar una buena jugada por banda derecha, en dos tiempos, cruzó el balón al buen portero sevillano.


El Sevilla Atlético tuvo una buena oportunidad para marcar al filo del descanso, pero Masip resolvió con una gran parada al remate de Carlos Fernández, con balón al palo incluido. Y, a renglón seguido, los peligrosos delanteros sevillanos, Marc Gual y Carlos Fernández, estuvieron a punto de rematar en boca de gol a un balón centrado al segundo palo.


Pero en la primera jugada de la segunda parte, el Sevilla Atlético se metió en el partido con el penalti inexistente de Luismi a Arbujania y el gol desde el punto fatídico de Carlos Fernández.


Tocó ponerse el mono del trabajo y capear el temporal con oficio y mucha disciplina. La buena reacción del Pucela dejó en agua de borrajas el ímpetu del Sevilla Atlético, que no encontró la forma de llegar con claridad al área vallisoletana, donde siempre aparecía una pierna salvadora al corte en el último momento.


En los minutos finales, con el partido abierto y los jugadores de ambos equipos extenuados, el Real Valladolid pudo sentenciar a la contra en varias llegadas con marchamo de gol. El tercer tanto blanquivioleta no llegó y al Pucela le tocó acabar el partido pidiendo la hora para conseguir una victoria que restaña las heridas del primer partido.


El próximo domingo, ante el C.D. Tenerife, uno de los claros candidatos al ascenso en esta temporada, el Real Valladolid buscará sus primeros puntos en Zorrilla. Antes, el miércoles, afrontará el Trofeo Ciudad de Valladolid ante el Paços de Ferreira.