Valbuena mantiene viva la centenaria tradición del Carro de Leña

Valbuena mantiene viva la centenaria tradición del Carro de Leña

|

El Carro de Leña de Valbuena de Duero es una de las fiestas más singulares de la provincia, una celebración que tiene lugar en el corazón de las fiestas patronales y que da un especial sentido a la festividad para el pueblo, ya que su origen se remonta al siglo XVII.


La madera del enebro es la protagonista. En su búsqueda salen los vecinos del pueblo por la tarde, con el objetivo de regresar en el ocaso con el carro (ahora ya un remolque de tractor) a rebosar de las ramas que purificarán el aire con la hoguera a media noche.


valbuena duero fiesta lena valladolid 3Esa purificación del aire generada por la madera del enebro radica en el origen de esta centenaria tradición. El punto de partida es mucho más trágico que el carácter festivo que ha adquirido en la actualidad, ya que el municipio sufrió entonces un brote de peste que obligó a encerrar a los enfermos en la ermita. Los propietarios del monte les entregaron unas ramas para que el humo del enebro ayudara a frenar la enfermedad.


Por suerte, nada queda de ese origen de esta tradición convertida en una gran fiesta siempre bajo el ritmo marcado por la charanga, que junto a cientos de vecinos reciben en la ermita a los jóvenes que vuelven del monte con el enebro y después recorren el pueblo hasta que las ramas terminen en la hoguera.


La armonía entre los vecinos se hace aún más presente con las cientos de camisetas azules que conmemoran esta edición de las fiestas. Una celebración singular que se ha convertido en una de las identidades más claras para esta localidad a orillas del río Duero, que ha conseguido dar un significado especial a las festividades de agosto.