UGT advierte de la "brecha generacional" en la Comunidad

UGT advierte de la "brecha generacional" en la Comunidad

|

Las secciones de Juventud e Igualdad de UGT Castilla y León han elaborado una guía para jóvenes, al tiempo que han presentado un informe sobre la precariedad laboral en este sector de población, en el que se llama la atención sobre el concepto de "brecha generacional", pues más de un 50 por ciento tienen contratos de menos de seis meses de duración.


La secretaria de Igualdad y Juventud de UGT Castilla y León, Ana Isabel Martín; la coordinadora del Programa de Asesoramiento socio laboral para jóvenes, Marta Martín; y el responsable de UGT Juventud en la región, Javier Alfonso Cendón; han ofrecido una rueda de prensa este jueves ante la cercanía del Día Internacional de la Juventud, que se celebra este sábado.


En el informe, en el que un equipo del sindicato a trabajado durante los últimos cinco meses, se da importancia al término "brecha generacional", pues como ha apuntado Ana Isabel Martín "se ha hablado mucho de la brecha de género", pero por el momento se desconoce esa otra, pues se considera que la diferencia de salario entre los menores de 25 años y los mayores de dicha edad es del 50 por ciento.


Además, han citado otro dato como la corta duración de los contratos, pues más de la mitad de las relaciones laborales formalizadas con jóvenes tienen menos de seis meses de duración, de modo que un 30 por ciento de los menores de 30 años trabaja durante menos de medio año.


Por ello, han considerado que pese a que los últimos datos de desempleo juvenil indican una reducción, se debe tener en cuenta que se ha producido "a costa de una mayor precariedad" y también que la población activa de jóvenes ha bajado debido a que muchos dejan la región para encontrar trabajo en otras comunidades o en el extranjero o bien caen en el desánimo y "ni siquiera buscan empleo".


La brecha generacional se ve agravada, además de por la diferencia de salarios, por la citada precariedad, ejemplificada en casos como los contratos a tiempo parcial "involuntarios", que son "impuestos por el empresario" y que no corresponden a que el trabajador joven quiera compatibilizar los estudios con una actividad laboral.


A ello han sumado el exceso de horas extras "obligatorias" y sin remuneración, pese a que éstas son "ilegales" en los contratos a tiempo parcial; así como la presión, la falta de formación e información que, además, incrementan los riesgos laborales e incluso, según Ana Isabel Martín, son causa de un incremento de la accidentalidad entre los jóvenes trabajadores.


Para tratar de dotar a los jóvenes de información y herramientas para tener más fácil el acceso al mercado laboral, UGT ha editado una guía laboral basada en la experiencia del servicio de asesoramiento, que en los seis meses que lleva de actividad ha atendido a 934 jóvenes, de los cuales más de la mitad -438- demandaban información y asesoramiento laboral.


Guía para jóvenes


Por ello, en la guía se informa sobre distintos conceptos como el Estatuto de los Trabajadores, los convenios colectivos, los tipos de contrataciones, las nóminas y los conceptos que incluyen, la determinación del salario a percibir, las jornadas de trabajo, la resolución de contratos, los tipos de despido, el derecho a paro y su solicitud, las horas extra, las excedencias o la incapacidad.


Además, se incluye un cuestionario personal en las páginas finales, ya que pretenden también orientar a los jóvenes que se acercan por primera vez al mercado laboral.


A este respecto, el responsable de UGT Juventud en Castilla y León ha recordado las principales reclamaciones del sindicato para mejorar la situación laboral de los jóvenes, que pasaría por el incremento del Salario Mínimo o el control de la contratación para evitar que se formalicen contratos "encubiertos", o bien a tiempo parcial cuando en realidad se hace jornada completa, o becas de prácticas en las que el joven realiza el mismo trabajo que un contratado.


Asimismo, ha reclamado la difusión de los convenios colectivos y la prohibición de la norma para empresas multiservicio así como de la posibilidad de que las empresas subcontratadas no tengan obligación de regular los contratos de sus trabajadores por el convenio de la matriz.