Colectivos zamoranos muestran su apoyo a los presos palestinos

Colectivos zamoranos muestran su apoyo a los presos palestinos

|

En la actualidad, Israel tiene privados de libertad a 6.300 presos políticos, 500 están bajo detención administrativa, por lo que no han pasado por un proceso judicial, 300 son menores de edad, 1.700 padecen alguna enfermedad, de los cuales 23 son enfermos terminales, 13 son parlamentarios y 31 periodistas. Por ello, ante esta situación el pasado 17 de abril miles de presos palestinos iniciaron una huelga de hambre para defender así, sus derechos más elementales.


Con ello se busca como único objetivo que finalicen las detenciones administrativas sin cargos ni juicios, garantizar la atención primaria y terminar con las negligencias médicas, permitir las visitas de los familiares, reconocer el derecho a la educación de los presos y reconocer el derecho a la comunicación de estos mismos, así como recibir trato humanitario.


Así, desde el Colectivo Solidaridad con Palestina y en unidad y colaboración con otros colectivos de la sociedad zamorana, se ha denunciado este jueves la situación y se ha reiterado el respaldo a los presos palestinos en huelga de hambre. Además, han hecho un llamamiento a que desde las diferentes instituciones se tomen las medidas oportunas para qeu Israel respete los derechos humanos.


El encargado de hacer pública esta situación en Zamora, Jorge Ramos Tolosa, también presentará esta tarde en La Alhóndiga su libro 'Existir es resistir', mediante el cual expondrá ante el público la realidad de esta situación. Asimismo, Tolosa también ha hecho referencia a la injusta acusación y denuncia que recibió el colectivo en el Festival de reggae Rototom Sunsplash de Benicàssim, donde intentaron la cancelación de un artista al que avalaba un historial de defensa de crímenes de guerra y violaciones graves de los Derechos Humanos.


Aunque el proceso judicial por este tema no ha llegado a nada, este colectivo acudirá al Parlamento Europeo próximamente acompañado de la tuitera Casandra y un rapero para reclamar "la falta de libertad de expresión", finalizaba.