Sigue sin esclarecerse la muerte del feriante por explosión en Cabrillas

Sigue sin esclarecerse la muerte del feriante por explosión en Cabrillas

|

La Guardia Civil sigue adelante con la investigación de la muerte del feriante de Cabrillas que se produjo por una explosión en la medianoche del pasado martes. Todas las hipótesis, según afirman desde el Instituto armado están abiertas, sin descartar su propia muerte por un accidente.


Aunque, para la investigación, lo más sorprendente y por donde van las líneas principales de investigación, es que varios vecinos afirman que vieron como dos personas se subieron a un coche y huyeron abandonando el coche a la salida del pueblo, circunstancia aún no aclarada. La investigación pretende averiguar los motivos que pudieron llevar a tres personas a prender fuego a la caravana de estos feriantes, aunque no se descarta que pudiera tratarse de un ajuste de cuentas.


El alcalde de Cabrillas, Francisco Colmenero, explica esta circunstancia, al asegurar que algunos vecinos vieron "huir, sin prisas, a otras dos personas", aunque el vehículo apareció poco después, que "ya está en poder de la Guardia Civil y que ha identificado a sus propietarios". "La explosión ha sido tremenda, se ha escuchado en todo el pueblo", afirma rotundo.


La atracción de ferias iba a ser instalada a lo largo del miércoles, junto con otros puestos que se abrirán ante las fiestas en honor a San Isidro, aunque no tenía ninguna conexión eléctrica ni había elementos inflamables en su interior. Además, la identidad del fallecido sigue sin aclararse, hasta la espera de la autopsia que se realizará en la jornada de hoy jueves.


La explosión se produjo en la medianoche del pasado martes en la calle Eras de Cabrillas, lugar junto al frontón donde se ubican los puestos de ferias. El Servicio de Emergencias 112 recibió sobre las 00:10 horas un aviso de la explosión de un remolque de autos de choque, quedando esparcidos sus restos por toda la zona.


Los servicios de extinción de incendios de Ciudad Rodrigo llegaron al lugar tiempo después y apagaraon el fuego. Cuando las llamas estaban controladas, al ir a la parte trasera del remolque para tomar nota de la matrícula encontraron boca abajo el cadáver de un hombre, completamente calcinado.