El PP denuncia el abandono de los barrios de Zamora

El PP denuncia el abandono de los barrios de Zamora

|

"No es nuevo, por desgracia, el abandono al que está sometiendo el alcalde Zamora, Francisco Guarido, a los barrios de la capital". Así se lo han reprochado muchos colectivos vecinales durante los cerca de dos años que lleva al frente de la Alcaldía de la ciudad, y así ha sido puesto en evidencia por este propio Grupo Municipal del Partido Popular en este tiempo.


Lo cierto, ha explicado el viceportavoz popular Víctor López de la Parte, es que desde el Ayuntamiento de Zamora no se está dando respuestas a las necesidades reales de los barrios de la ciudad; gran parte de ellos abandonados a su suerte desde la llegada a la Alcaldía de Francisco Guarido y el resto de su equipo de gobierno.


La falta de inversiones reales en los mismos son palpables y las quejas del día a día son cada vez más frecuentes. Por eso, Víctor López de la Parte ha reclamado intervenciones y actuaciones urgentes en los barrios de la ciudad y que, de una vez por todas, el alcalde se ponga manos a la obra y actúe para adecentar Zamora.


López de la Parte ha puesto como ejemplo significativo el caso del barrio de La Lana. “Resulta curioso, por no decir ofensivo, que no haya contenedores de basura en buen estado en todo el barrio. Ni en la plaza del Cuartel Viejo, ni en otras calles aledañas”, ha denunciado el viceportavoz popular quien, además, se ha preguntado acerca de “dónde se ha quedado la promesa del alcalde de nuevos contenedores y papeleras para la ciudad”.


Además, desde el Grupo Popular se ha aprovechado para solicitar al Ayuntamiento de Zamora que arregle un importante bache existente en la calzada de la calle Sancho IV y cuya reparación ha venido siendo requerida por los vecinos desde hace varios meses sin que, por el momento, se haya dado una respuesta eficaz al problema.


Por último, también se ha reclamado la instalación de un paso elevado en la confluencia de la calle Sancho IV anteriormente mencionada con la calle Santo para evitar que los vehículos que por allí circulan aumenten su velocidad de manera indiscriminada y, por tanto, se pueda reducir el riesgo de accidentes.