Crónicas camperas con La Empalizada en Colmenar Viejo

Crónicas camperas con La Empalizada en Colmenar Viejo

|

Junto a unos cien socios de La Empalizada disfrutamos de un día campero primaveral en la finca Cerro Longo, en Colmenar Viejo. Allí pasta la vacada de la ganadería de Julián Sanz Colmenarejo, hoy regentada por su nieto Julián Revelles quién recibió a la comitiva encabezada por Raúl Redondo.


El joven ganadero explicó el origen de la ganadería que consta de unas 120 vacas de cría de procedencia contreras, vía baltasar ibán y refrescada con sangre de juan pedro. Tras el consabido almuerzo el ganadero nos mostró los cercados donde pasta la vacada y los animales de saca que se compone fundamentalmente de erales para novilladas económicas, aunque esta temporada dejarán algunos utreros para festejos con picadores.


Con Julián Revelles, que tiene mucho desparpajo taurino y afición a raudales, visitamos en un todo-terreno los cercados, mientras que el resto de la expedición disfrutaba desde el remolque preparado para estas excursiones.


Al llegar al cuartel de las vacas sorprendimos a un becerrito, con dos días de vida, que permanecía inmóvil en su cama improvisada, hasta que uno de los vehículos llegó a su altura y este se levantó y arremetió contra él intentando disuadirlo. Los genes de la bravura y autodefensa saltaron como un resorte en este futuro toro.


la empalizada valladolid colmenar viejo 14La visita se complementó con un tentadero a cargo del matador de toros Iván Vicente que lidió tres vacas, destacando una colorada que dio un juego extraordinario. También intervino de “tapia”, como se dice en el argot, el novillero catalán Abel Robles que ha sido acogido por esta familia ganadera ante la ausencia total de toros en Cataluña, todo por obra y gracia de políticos desaprensivos y contrarios a todo lo que tenga tradición, sabor, color y olor español….


Por cierto que el diestro madrileño, Iván Vicente, se prepara de cara a su compromiso en San Isidro el 25 de mayo y nos comentó sus sensaciones en el reportaje que elaboramos para el programa taurino Grana y Oro.


La finca ofrece a peñas y asociaciones una jornada completa de asueto taurino donde no puede faltar el buen yantar campero a base de unas patatas con carne que hicieron las delicias de los comensales. Antes, en el almuerzo de llegada, hubo una completa barbacoa. Una barra bien dotada, de todo, complementa un buen servicio de este lugar en la sierra madrileña, desde donde se ven perfectamente las “Torres Kio” y a sus pies Madrid.


Por cierto que desde el foro se unieron a la excursión mis amigos Ángeles y su esposo, Cuéllar; donde acordamos mi próxima visita a la feria de San Isidro y disfrutar con ellos de una tarde de toros. Posteriormente hubo toreo de salón para los niños que disfrutaron con la ya famosa tora de mi amigo Castellanos, unido a la excursión como un miembro más de esta familia taurina.


Finalmente se cerró la actividad con la suelta de becerras para los más osados aunque, visto lo visto, de esta excursión no sacaremos a ningún “figura”. Algún “mantazo” suelto de Dani y Roberto y algún recorte de mérito, pero pare usted de contar. Y es que las becerras, aunque tan menudas, imponen su respeto…y su miedo. Buena jornada, en fin, la que pasamos con estas buenas gentes de Montemayor. Para repetir…