El PSOE defiende su posición "responsable" en las obras de Garrido

El PSOE defiende su posición "responsable" en las obras de Garrido

|

El Grupo Municipal Socialista, en rueda de prensa y por boca de sus concejales en el Ayuntamiento de Salamanca, Arturo Ferreras y Fernando Vegas, ha dejado muy claro la posición que siempre ha mantenido en relación a las obras o el proyecto de reforma del parque de Garrido y la construcción de un parking en su subsuelo


Una posición responsable, rigurosa y siempre al lado de los vecinos, manteniendo una permanente comunicación con ellos, y en la que siempre ha primado, única y exclusivamente, el bien de los ciudadanos y vecinos y la disposición para aportar ideas e iniciativas que mejoraran el proyecto inicial planteado por el equipo de gobierno del Consistorio salmantino. Mejoras aportadas por el Grupo Socialista, única fuerza política que lo hizo, y que finalmente fueron aprobadas e incorporadas a las obras finales.


El PSOE  considera que fue el primero en defender la terminación del proyecto tal y como fue ideado en su planteamiento inicial y aprobado en su redacción final. Con un coste cero para las arcas municipales al hacerse cargo de él la empresa que iba a construir  un parking en su subsuelo, y oponiéndose a la pretensión del equipo de gobierno encabezada por el alcalde Mañueco, que fue derribada por el bloque de la oposición municipal, a destinar más de 600.000 euros de dinero público a supuestas mejoras de las que la empresa adjudicataria de la construcción y explotación del parking también se hacía cargo. Dinero que, a juicio de los socialistas, sí debería haber ido destinado a este mismo barrio, e incluso incrementada la cuantía, pero para otras inversiones con otra utilidad social que dignificaran la zona y cubrieran otras necesidades o las muchas carencias que en la zona existen tal y como propuso el PSOE, única fuerza política en hacerlo.


Esta ha sido siempre la posición de los socialistas ante este proyecto de remodelación de la Plaza de Garrido, leal y constructiva, a la vez que crítica con el equipo de gobierno municipal encabezado por Mañueco al que acusa de poner palos en las ruedas, con intereses ocultos y opacos, y culpa del retraso de más de dos años en su finalización. Frente a la postura de otras fuerzas políticas y colectivos que han tratado de colgarse medallas y hacer ver otra realidad cuando en verdad se opusieron en un principio a este proyecto, participando incluso en escraches al presidente de la Asociación de Vecinos del barrio de Garrido, Navega, y estando presentes en las protestas contra el vallado de la zona y el comienzo de las obras.