Un centenar de senderistas desafían a la borrasca en Lumbrales

Un centenar de senderistas desafían a la borrasca en Lumbrales

|

Cerca de un centenar de caminantes desafiaron, en esta mañana de 'perros' -como se dice por estos pagos- a la borrasca que venía acompañada de fuertes rachas de viento y fina lluvia, quienes recibieron una llamativa mochila 'naranja' con la inscripción 'Lumbrales en Marcha'. No obstante, la III Marcha de Senderismo de Lumbrales se desarrolló acorde al programa que, en su primer tramo (sobre 7 km aproximadamente) anduvo por caminos rurales hasta llegar al “Prao del Toro” donde, después del avituallamiento, comenzó con el segundo tramo (de 7 km aproximadamente) donde se siguió el sendero del “Carril de los Taberneros” hasta llegar al “Castro de las Merchanas” integrado dentro del “Parque Natural de Arribes de Duero”.


El primer tramo está caracterizado por un elevado valor biológico, paisajístico y etnográfico. Podremos observar las vistas del término de Saucelle, Hinojosa de Duero y Portugal pertenecientes al Parque Natural y recorreremos las zonas destinadas a viñedo del municipio de Lumbrales, que gozan del microclima de la zona de las Arribes.


En el segundo tramo recorre una parte de la antigua ruta comercial de contrabando que unía el centro de la Península Ibérica con el vecino Portugal hasta llegar al Océano Atlántico, denominada en su parte que pasa por este municipio “Carril de los Taberneros” y caracterizada por sus interminables paredes de piedra a ambos lados del camino.


Cien personas que caminan por senderos de historia. Historia desde que los senderistas se concentraron en la Plaza Mayor, donde se sitúa la Casa del Conde de Lumbrales -recuerdos de aquellos años de construcción del añorado ferrocarril- y la Torre del Reloj, antaño cárcel. Historia en el transcurrir de la marcha y su encuentro con los caños -la vida rural que sale al encuentro- y la construcción civil.


Historia al llegar casi al final del camino y encontrarse con el Castro de las Merchanas. Uno de los más inverosímilis, por su agreste trazado, pero también porque atesora la historia de dos pueblos, los vettones que lo habitaron y también los romanos que dieron continuidad.


Con esta marcha, el Ayuntamiento de Lumbrales da a conocer el elevado valor biológico, paisajístico y etnográfico de esta parte del municipio que forma parte del Parque Natural Arribes del Duero. Un caminó rodeado de interminables paredes de piedras, chozas, antiguos molinos y embriagados por el olor a primavera con brisa de humedad por la lluvia.


El Castro de Las Merchanas recibe a los caminantes. Un bello lugar, rodeado de historia, donde tenía que haber tenido lugar la comida. Pero por motivos de prevenir la incomodidad de la lluvia, se trasladó al Pabellón Deportivo.


Como inestimable es también la labor de Cruz Roja de Salamanca y de los Bomberos Voluntarios de Lumbrales en ayuda y guía a todos los senderistas.


FOTOS LUIS FALCÃO