Recital de buen toreo en Nava del rey

Recital de buen toreo en Nava del rey

|

Los alumnos de la escuela salmantina brindarón una tarde de toreo en la localidad vallisoletana de Nava del Rey. Con unas becerras, también charras, de Ignacio López Chaves, que fueron de una nobleza y bravura extraordinaria, salvo la tercera que resultó mansita pero manejable. Y todo ello gracias a la colaboración que viene realizando la diputación charra con algunas localidades de nuestra comunidad.


Nava del Rey cuenta con un alcalde taurino donde los haya –Guzmán Gómez Alonso- y aprovecha cualquier oportunidad que se le brinda para celebrar festejos en su coqueta plaza; ya ocurrió el pasado año con una novillada y en esta ocasión con un tentadero. Era el complemento a la “feria de Oficios” que anualmente organiza el consistorio navarrés y que congrega a unos cuatro mil visitantes.


Los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca se lucieron e hicieron disfrutar a los asistentes que, gratuitamente, asistieron a este festejo menor, pero que lució como uno de más calado. Entre nubes y claros, pero agradable temperatura, se tentaron cuatro becerras con el hierro de Ignacio López Chaves; un joven ganadero de Ledesma –primo carnal del diestro del mismo apellido- que tiene la férrea voluntad de sacar adelante su ganadería de bravo compaginando con el manso que, en definitiva, es lo que le da de comer.


En nuestras numerosas visitas a su finca hemos podido comprobar la calidad humana y la generosidad de este currante ganadero. Hay un refrán conocido que dice “que los toros salen a sus amos”; por ello no es de extrañar la clase que ofrecieron las becerras que el bueno de Ignacio seleccionó para los chavales de la escuela que disfrutaron una enormidad. Afición y trabajo se llama eso.


No pudo acudir a este tentadero el que fuera uno de los mejores toreros españoles que mejor ha manejado la zurda, nos referimos a José Ignacio Sánchez; director de la escuela salmantina y su lugar lo ocupó uno de sus profesores, Javier Olmedo, que siguiendo la estela de su jefe impartió sus clases magistrales desde la barrera, indicando discretamente a sus alumnos los pasos a seguir. Y funcionó.


Cuatro aspirantes a la gloria, cuatro. Y tres becerras de gloria. Tras el paseíllo y los saludos a la concurrencia salió la primera de las vacas con el pelo de invierno y las marcas del recién herradero bien visibles. Y se abrió de capa el espigado Borja Serrano –Medina del Campo- con una becerra que hacía el avión. Con la muleta mejoró el aspirante que apunta maneras y también está inscrito en el Certamen de Tentaderos de Rioseco. Vaca repetidora que fue ovacionada, y palmas para las excelente formas del novillero medinense.


El salmantino Pablo Jaramillo, con 16 años, sobrino del matador de toros Juan del Alamo, de Ciudad Rodrigo, toreó con elegancia y empaque ante la excelente becerra que hizo segunda. Tanto con capote como con la franela rayó a gran altura y denotó recursos de buen aprendizaje. Nos quedamos, además del conjunto, con cambios de mano sensacionales. Hay que apuntar su nombre. Palmas a la vaca en su encierro camino de los chiqueros.


Un menudo jovencito de 15 años salió en tercer lugar y pechó con la mansita de turno, que haberlas haylas. No fue óbice porque con sus recursos y las indicaciones del profesor Olmedo, Antonio Zurdo, que así se llama el aspirante, salió con decoro del trance y, prácticamente, tuvo que lidiar al hilo de las tablas que era donde pedía la noble pero rajada becerra. Zurdo también es de la capital charra y anda bien en la cara de las becerras.


Y una chica. Bueno, un torero con 15 años, Claudia Gutiérrez, de Salamanca, estuvo a la altura de la tarde con otra becerra, algo más exigente, pero brava y con nobleza franciscana. Claudia supo dosificar a la vaca repetidora y la endosó varias series con ambas manos que gustaron a los espectadores tributándola una sonora ovación. Nos gustó su manera de salir de las suertes porque lo hace con torería.


Tras el tentadero los munícipes ofrecieron unos obsequios a los participantes que, de inmediato, partieron rumbo a la capital salmantina en la furgoneta que la diputación pone a su disposición. Comentar que hubo abundante presencia de niños en el festejo. Y reseñar que los comentarios del tentadero y entrevistas a los chavales, micrófono en mano, corrieron a cargo del crítico taurino Domingo Nieto (Cadena SER Medina del Campo). Entre los asistentes al festejo estaba Clemente, matador de toros francés que reside en Nava del Rey.


En definitiva una tarde muy entretenida la que pasamos en Nava del Rey y cuyo reportaje gráfico les ofrecemos a continuación. También habrá reportaje televisivo -los chicos y la escuela salmantina lo merecen- en el próximo programa de Grana y Oro que dirige nuestro compañero Carlos Martín Santoyo, en RTVCYL.