"Levantaos hermanitos de Jesús, que ya es hora"

"Levantaos hermanitos de Jesús, que ya es hora"

|

León es una ciudad divida en dos en la madrugada del Jueves al Viernes Santo desde el punto de vista emocional y casi religioso. Mientras miles de personas festejan con alcohol la figura irreverente de Genarín, la otra mitad de la ciudad se congrega en torno a los hermanos de la cofradía del Dulce Nombre para llevar a cabo un rito ancestral: llamar a los hermanos para acudir a la procesión de Los Pasos, que comenzará a las 07:15h en la iglesia de Sannta Nonia.


Los hermanos recorren el Ayuntamiento, Obispado, Diputación, Subdelegación del Gobierno y Delegación de Defensa para despertar simbólicamente a los titulares de estas instituciones para avisarles de que la hora de la procesión está cercana y hay que prepararse para acudir a ella.


Cientos de personas se congregaban a las doce en punto de la noche delante del Consistorio de San Marcelo para escuchar cómo uno de los hermanos del Dulce Nombre, al son de un esquila y un tambor, cantaba la ronda de las ocho palabras: "Levantaos, hermanitos de Jesús, que ya es hora". Y así durante siglos.