Jesús Flagelado pasea la elegancia en la Semana Santa de Salamanca

Jesús Flagelado pasea la elegancia en la Semana Santa de Salamanca

|

Las calles de Salamanca regresan esta noche a sentir el misterio de la Pasión. De lleno en la Semana Santa, en la jornada de hoy, Miércoles Santo, la procesión de Jesús Flagelado y Nuestra Señora de las Lágrimas, que tuvo su inicio -como es de costumbre- en La Clerecía, ante un inmenso gentío, trae nuevamente la tradición, la fe y el recogimiento a la ciudad del Tormes. Además, desde la medianoche desfila por Salamanca el Cristo Yacente de la Misericordia y de la Agonía Redentora con salida de la Catedral por la Puerta de Ramos.


Los pasos Nuestro Padre Jesús Flagelado (Luis Salvador Carmona, 1760) y Nuestra Señora de las Lágrimas (José Miguel Sánchez Peña, 1977) comenzaron su recogida procesión en la Iglesia del Espíritu Santo (Clerecía). Acompañados por su respectiva cofradía, los pasos recorren la plaza de San Isidro, las calles Libreros, Calderón de la Barca, Pla y Deniel, Rúa Mayor, Prior, Plaza Mayor, Monterrey, Compañía, Plaza de San Isidro para regresar nuevamente a la Clerecía. Acompañados por la Guardia Civil, que dan escolta a ambos pasos, y la Agrupación Musical Virgen de La Vega y Banda de Música de Alba de Tormes.


Los hermanos visten túnica y capa negras de raso, botonadura morada, capirote y fajín color eminencia, guantes blancos y zapato negro con hebillas plateadas. Desde hace bastantes años, procesiona el Miércoles Santo por la noche y cuenta con una cifra de hermanos cercana a los 500, entre hombres, mujeres y niños. Su motivo principal es dar culto a Nuestro Padre Jesús Flagelado.


Como novedad este año, desfila un Libro de Difuntos integrado en el tramo de Nuestro Padre Jesús Flagelado. Además, candelabros de cola del paso de la Virgen, que lleva nuevo encaje y pañuelo.


Nuestro Padre Jesús Flagelado


Obra de Luis Salvador Carmona fechada en 1760. Representa a Cristo recogiendo sus vestiduras tras la flagelación. Se concibió para la sacristía de la Clerecía donde ocupaba una hornacina retablo recubierta de espejos a través de los cuales se podía contemplar la magnífica carnación de la espalda ensangrentada de la imagen. La perfecta anatomía de la imagen hace que sea la de mayor calidad artística que participa en los desfiles de la Semana Santa en Salamanca, junto con la Piedad del mismo autor. Cuando recientemente la sacristía se acondicionó como Aula Minor de la Universidad Pontificia de Salamanca la imagen pasó a una de las capillas laterales de la iglesia donde recibe veneración pública. Desde 1952 le acompañan en el paso los cuatro angelitos portando atributos de la Pasión (corona de espinas, flagelo, lanza e hisopo) que acompañaban a la imagen principal en el retablo de la sacristía. Se ha atribuido su autoría a varios escultores, incluida la Roldana, siendo la hipótesis más seguida la de que sean obra de Carmona. Desfila en carroza de madera de pino, portada a hombros por los hermanos.


Ntra. Sra. de las Lágrimas


Imagen de vestir realizada en 1977 por José Miguel Sánchez Peña, al parecer para una cofradía gaditana que finalmente decidió no quedarse con la imagen, el mismo autor realizó nuevas manos para la imagen en 1993. En 1991 fue donada a la Hermandad por un hermano siendo bendecida el 12 de enero de 1992 en la iglesia de la Clerecía. Viste saya y manto negros bordados en azabache ciñendo fajín color eminencia similar al que llevan los cofrades en el desfile. Desfila en carroza de madera y es portada a hombros por las hermanas de la Cofradía. Procesión del Cristo Yacente y de la Agonía Redentora.


VÍDEO Y FOTOS LUIS FALCAO