El Real Valladolid se resiste a perder fuelle

El Real Valladolid se resiste a perder fuelle

|

El Real Valladolid venció al Córdoba por 2-1 y se resiste a descolgarse de los puestos que dan opción a jugar la liguilla de ascenso a Primera División. El encuentro, en el que el fútbol vistoso brilló por su ausencia, se decidió con los goles de Jose y Mata, pero Alfaro metió el miedo en el cuerpo al recortar distancias.


Ni el Pucela ni el Córdoba, agarrotados por la responsabilidad, tuvieron fútbol para imponerse al rival. Demasiados errores en los pases. Tan pronto parecía que el Real Valladolid podía golear –ocasiones tuvo para ello- como el Córdoba llevarse un punto de Zorrilla, porque entró en los últimos minutos del partido con una desventaja mínima al poner Alfaro el 2-1 que finalmente sería el resultado definitivo.


Las imprecisiones del Pucela afloraron en todas las parcelas del campo, pero, lógicamente, causaron más zozobra en la retaguardia. Después del gol de Jose (entró en el once titular por Juan Villar, finalmente lesionado), en una bonita jugada con Raúl de Tomás, en el minuto 25, el Real Valladolid sufrió mucho a balón parado. Becerra tuvo que hacer un paradón a cabezazo de Luso en una falta lateral; desde la misma posición, Javi Lara chutó a puerta directamente y el balón se fue al larguero con Becerra ya batido; y justo antes del descanso Caro volvió a rematar un córner, pero su testarazo se fue por encima del larguero.


Los mejores minutos del Real Valladolid llegaron con el arranque de la segunda mitad. Raúl de Tomás, por dos veces, estuvo a centímetros de marcar. Y Mata, en una jugada individual, también tuvo una buena oportunidad.


Poco a poco el Córdoba C.F. se fue levantando. Sin crear peligro real, sin jugar bien al fútbol, pero se fue metiendo en el partido. El gol de Mata, en un error del Córdoba en la salida del balón desde el portero, en el minuto 72, debió finiquitar el encuentro, pero Caro le robó a Ángel un balón que se perdía por la línea de fondo y su centro, tras dejada de tacón de Rodri, fue rematado a placer por Alfaro en el minuto 79.


Ni qué decir tiene que con el 2-1, la zozobra, que se había evaporado de la grada y del campo, volvió de nuevo a Zorrilla. Todo podía pasar. Pudo marcar el tercero el Pucela y también pudo empatar el Córdoba, porque, otra vez sin crear ocasiones, la sensación de peligro cada vez que el balón pasaba al campo vallisoletano era grande.


Al final, el Pucela consiguió amarrar la victoria y se coloca en la séptima plaza, con 46 puntos. El próximo domingo, Domingo de Resurrección, a las 12 horas, al Real Valladolid le espera el Sevilla Atlético en el Sánchez Pizjuán. Otra final. Una más.