La Audiencia Provincial condena a los asesinos de Roberto Larralde

La Audiencia Provincial condena a los asesinos de Roberto Larralde

|

La Audiencia Provincial de León se ha pronunciado y ha emitido la sentencia que condena a los asesinos del boxeador leonés Roberto Larralde.


Diecisiete años y siete meses de prisión, así como la privación de la patria potestad de sus dos hijos menores para la viuda de Roberto Larralde, Miriam Caballero, por ser autora criminalmente responsable, en grado de consumación, de un delito de asesinato con la circunstancia agravante mixta de parentesco.


Diecioño años de cárcel para el amante de la anterior condenada, Julio López, como autor criminalmente responsable, en grado de consumación, de un un delito de asesinato con alevosía.


El asesino material de Roberto Larralde, José Ramón Vega, se enfrenta a veinte años de prisión como autor criminalmente responsable, en grado de consumación, de un delito de asesinato, con alevosía, concurriendo la circunstancia agravante de precio, recompensa o promesa, a lo que se suma un año más por un delito de tenencia ilícita de armas.


Froilán Álvarez, el encargado de asesorar a los tres culpables en la elaboración del plan gracias a sus conocimientos como detective privado pasará en prisión quince años al ser el autor criminalmente responsable, en grado de consumación, de un delito de asesinato.


Los cuatro condenados deberán, además, indemnizar conjunta y solidariamente a los dos hijos menores del fallecido, Roberto Larralde Urcera, de 15 y 10 años de edad, con 145.519 euros, y a los dos padres del boxeador con 12.653 euros, así como con los intereses legales correspondientes desde la fecha de la sentencia.


Por su parte, la pena impuesta a Antonio Gabarri y Adrian Martínez, involucrados con la venta del arma con la que José Ramón Vega disparó a Roberto Larralde, están condenados a un año de prisión como autores criminalmente responsables de un delito de tenencia ilícita de armas, concurriendo la circunstancia atenuante de confesión.


Finalmente, el mejor parado ha sido Carlos Heli, a quien se acusaba de un delito de asesinato por haber colaborado con el crimen realizando las llamadas que deslocalizaron el móvil del asesino, que ha sido absuelto.


La sentencia condenatoria se ha basado en el veredicto de culpabilidad realizado por el jurado popular del juicio y, a partir de hoy que se ha publicado, se inicia un plazo de diez días para presentar recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.