El Ayuntamiento cierra 2016 con un superávit de 12,5 millones

El Ayuntamiento cierra 2016 con un superávit de 12,5 millones

|

 La buena gestión económica llevada a cabo por el Gobierno Municipal ha permitido cerrar 2016 con un superávit de 12,5 millones de euros, seguir reduciendo la deuda y cumplir la estabilidad presupuestaria.


A la espera de que el Gobierno de España apruebe la Ley de Presupuestos para concretar a qué puede destinarse la cuantía de este superávit, el Gobierno Municipal tiene previsto emplearlo para reducir el endeudamiento, financiar inversiones en la ciudad de Salamanca, y liberar recursos propios para actividades vinculadas al VIII Centenario de la Universidad, para programas de fomento del empleo, así como para compensar la posible pérdida de ingresos derivada de la devolución de la plusvalía a quienes lo soliciten, y cumplan los requisitos necesarios para el abono de este impuesto de obligado cumplimiento.


En primer lugar, este superávit permitirá que el Ayuntamiento de Salamanca no tenga que recurrir a un préstamo para financiar inversiones en este ejercicio presupuestario, reduciendo así la deuda municipal sobre lo previsto inicialmente cuando se aprobó el Presupuesto Municipal de 2017


Descenso de la ratio de endeudamiento hasta el 45% en 2017


De la liquidación del presupuesto también se desprende que la ratio de endeudamiento, que es el parámetro que utiliza la ley para medir el nivel de endeudamiento de las Corporaciones Locales, se situó en el 52,21% (77.689.409 euros) reduciéndose en casi diez puntos respecto a 2015. Este descenso volverá a repetirse en el actual ejercicio, ya que la ratio de endeudamiento prevista a 31 de diciembre de 2017 se situará en el 45,50% (67.708.551 euros).


En este sentido, hay que destacar que el Ayuntamiento de Salamanca ha reducido la deuda en casi 67 millones de euros desde el año 2012.


Apuesta por el gasto social


Estos datos corroboran el saneamiento de las cuentas municipales y han posibilitando seguir apostando por el gasto social sin subir los impuestos. Prueba de ello es que el Ayuntamiento de Salamanca destinó el pasado año a gasto social más de 570 euros por habitante.


Hay que señalar, además, que en 2016 el Ayuntamiento logró de nuevo un equilibrio entre los ingresos y los gastos, cumpliendo de nuevo la premisa de no gastar más de lo que se ingresa.


Las cuentas municipales se cerraron en 2016 generando una capacidad de financiación (superávit en los términos de la Ley de Estabilidad Presupuestaria) de más de 26 millones de euros (26.071.301 euros), 8,3 millones más de lo previsto en el Plan Económico Financiero aprobado en pleno municipal.