Reverdece la polémica en la Plaza de Grano

Reverdece la polémica en la Plaza de Grano

|

La proximidad de la convocatoria de la manifestación para protestar por las obras de remodelación de la Plaza del Grano, convocada por una plataforma de colectivos ciudadanos, ha reverdecido la polémica sobre el proyecto de obras, que ejecuta actualmente el Ayuntamiento. La manifestación está convocada para mañana, 23-F, a las 20:00h con salida de la misma Plaza.


Especial malestar ha causado entre los defensores de las obras el llamamiento de la Delegación de Alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León para secundar la manifestación. Ayer protagonizaron un “parón informativo” para debatir el desarrollo de estas obras. Profesores de esta Facultad, como Avello, se han significado en contra del proyecto del Ayuntamiento y participando de forma activa en las reuniones informativas organizadas por la Plataforma en la citada Plaza.


Desde el Ayuntamiento se hace hincapié en que se están utilizando materiales y técnicas tradicionales en las obras, en que el proyecto tiene los permisos de todas las administraciones, incluido el Colegio de Arquitectos y la Comisión de Patrimonio y que, en ningún caso, se alterará la imagen popular de la plaza. El error inicial de utilizar maquinaria pesada en la misma plaza fue subsanado de inmediato.


En los últimos días se han acelerado la recomposición del empedrado en los soportales del rincón de la Piconera, con el fin de demostrar que el proyecto no es agresivo y que  no atenta contra la imagen tradicional de la plaza. Técnicos, arquitectos y concejales del equipo de gobierno del Ayuntamiento insisten en que no se usará cemento sino cal y arena para la futura solera del pavimento de la plaza y que, en cualquier caso, ahora sólo se están ejecutando las fases I y II, es decir las que afectan a las calles Capilla y Mercado y a las aceras. La fase III, la más delicada, que afectará al empedrado de la plaza no tiene fecha de ejecución.


La ampliación de la anchura de las aceras es un imperativo legal, con el fin de asegurar la accesibilidad de vecinos y transeúntes a sus casas y negocios de la plaza. La ampliación se llevará a cabo con materiales y técnicas tradicionales.


Frente a los colectivos que integran la Plataforma, vecinos y negocios en la plaza y en las calles adyacentes han colgado de sus ventanas pancartas a favor de las obras. A poco más de 24 horas, la división ciudadana es lo único que está asegurado.