La farsa del IVA cultural

La farsa del IVA cultural

|

En estos días se han celebrado, un año más (31), los premios Goya, en los que de un tiempo a esta parte en lugar de hacer cine se hace política, hasta el punto de que la política organiza su agenda en función de los mismos. Exagerado, se dirá, pero lo cierto es que desde los inconsistentes morados, que nos quieren llevar a la muerte y corrupción marxista de allá donde han llegado Rusia, Alemania, Cuba, Venezuela…, por los desaparecidos del PSOE incapaces de superar el marxismo con el que acabaron con González y al que volvieron con Zapatero y Sánchez,  y los flojos de CIUDADANOS que reniegan de ser el sucedáneo del PSOE en lo económico y del nuevo PP que no es capaz de defender a la clase media, cuando ven llegar los Goya se unen para pedir la reducción del IVA que ellos llaman cultural, pero que se refiere únicamente al cine y los titiriteros que les azuzan e inquieren en su fiesta.


Pues bien, como yo no soy políticamente correcto, yo no quiero la reducción del IVA de un cine que subvenciono, que se forra con los fondos europeos, que me engañan y me mienten para lucrarse hasta extremos insospechados sin correr el más mínimo riesgo, yo no quiero bajar el IVA a los Barden, a los Cruz, a los ladrones que se llevan su dinero fuera de España o nos roban para después envolverse en la bandera del progresismo.


El IVA de los libros está reducido al 4%, la cultura tiene subvenciones, apoyos, y se debe de cuidar, pero estos caras no son cultura, ni merecen mi respeto.


Nuestros políticos, en lugar de plegarse a esta casta basurienta con ropas de glamour e intentando pasar por parias, debían de pedir la reducción del IVA en los productos básicos, acabar con la insoportable carga fiscal de la electricidad precisa para los ciudadanos, reducir el IVA de la Justicia como un poder del Estado, rebajar los impuestos de aquel que crea empleo, riqueza y seguridad a los ciudadanos, para perseguir al ladrón, al corrupto, al que nos lleva a la ruina. Pero eso no vende, eso no prospera, eso se oculta como se ocultan los Pujol, los Bonos, los de la auténtica Gurtel que no aparece.


Si buscamos la libertad incluso en la competencia entre empresas, no se puede entender el motivo por el que una empresa que se forra, que tiene beneficio incluso antes de empezar el proyecto porque se lo dan los poderes públicos a los que engañan, que no genera empleo estable, que maltrata a sus trabajadores, que no aporta cultura, por llamarla cultural le bajamos el IVA. ¿Por qué? Me parece vergonzoso que luego a un empresario que cumple la ley, que compite limpiamente, que genera empleo estable, que paga sus impuestos, que obtiene importantes beneficios con esfuerzo, le llamamos casta o le exigimos cada día más y más impuestos.