Mañueco apuesta por una ciudad "para todos" desde el Patrimonio

Mañueco apuesta por una ciudad "para todos" desde el Patrimonio

|

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, apuesta por una ciudad histórica "para todos" desde el nuevo impulso a la protección y puesta en valor del Patrimonio Histórico de Salamanca con una veintena de actuaciones en lo que resta de legislatura.


Para ello, según informaba a los medios de comunicación, busca el consenso con el resto de formaciones políticas del Ayuntamiento, a las que en breve les hará llegar una propuesta -resumida en cuatro folios- "abierta al diálogo y las sugerencias" en torno a un ámbito tan importante para Salamanca declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Fernández Mañueco ha destacado en su intervención que "la riqueza artística es un importante legado de nuestros mayores y todos estamos obligados a proteger, conservar y mejorar nuestros bienes para nuestras hijas y nuestros hijos como el mejor legado posible". Porque además, y puso como ejemplo combatir el paro, Salamanca ha conseguido que la puesta en valor del patrimonio histórico "se traduzca en nuevos recursos turísticos sostenibles que generan riqueza, crean empleo y aumentan las oportunidades".


Este planteamiento se centra en intervenciones concretas y limita su plazo temporal hasta mayo de 2019, aunque podría prorrogarse, para que sea "una herramienta eficaz y la hoja de ruta del Ayuntamiento", apuntó. Además, continuó el alcalde, "el objetivo es conservar, rehabilitar y abrir a la visita nuevos espacios para ponerlos a disposición de la ciudad, así como impulsar la economía y generar nuevas oportunidades.


La propuesta del alcalde


A modo de resumen, esta propuesta presentada por el alcalde de Salamanca incluye la creación y señalización de Rutas Arqueológicas, el desarrollo de un Plan Integral del Cerro de San Vicente, la mejora de la imagen de los solares del casco histórico, la rehabilitación del Crucero de San Cebrián, actuaciones para la eliminación de humedades en la iglesia de Capuchinos, Convento de las Claras, Úrsulas y Agustinas de Monterrey e intervenciones en la Plaza Mayor para la mejora de la accesibilidad y del enlosado, de la viguería y la uniformidad del color de la carpintería.


 Contempla, además, la apertura a la visita del Palacio de Monterrey, de nuevos espacios en el Convento de los Padres Dominicos o del Pozo de las Nieves. Incluye también la adecuación del solar del Patio Chico como una zona ajardinada con visitas a uno de los espacios monumentales más importantes de la ciudad y la recuperación de la Torre de los Anaya como un gran centro cultural.


Recoge la aprobación definitiva del Plan de Gestión de la Ciudad Vieja, la elaboración del Plan Especial de Protección del Casco Histórico y el Plan Especial del Río Tormes para ampliar la protección a nuevos elementos, como la Pesquera de Tejares o el dique rehabilitado con ocasión de la recuperación de la Calzada Romana.


Finalmente, propone la iluminación artística de la Casa Lis, el Mercado Central y los edificios de la Plaza de los Bandos. Y acerca el patrimonio a las personas con discapacidad visual mediante la realización de maquetas tiflológicas