Cáritas detectó en Zamora a 19 personas 'sintecho' en diciembre

Cáritas detectó en Zamora a 19 personas 'sintecho' en diciembre

|

Cáritas Diocesana de Zamora, a través del Centro de Acogida “Madre Bonifacia”, da cobijo y manutención, a día de hoy, a 67 personas. Además, desde principios de diciembre, con el objetivo de acercarse a la población sin hogar que permanece en la calle y que no acude voluntariamente a los recursos existentes, realiza un seguimiento diario de las personas que pernoctan/deambulan en las calles de la ciudad.


Es decir, Cáritas Diocesana de Zamora cuenta con un técnico de este centro que se dedica única y exclusivamente a recorrer las calles de la capital para contactar con estas personas.


La casa de acogida “Madre Bonifacia”, propiedad de Cáritas Diocesana de Zamora, es a día de hoy el único centro especializado en la atención social a este colectivo. Las personas que precisen de este servicio de Cáritas Dicesana de Zamora pueden acceder a él a través de sus técnicos de atención primaria. La Policía Municipal, conocedora de este recurso, deriva directamente a cualquier persona que lo necesite, a cualquier hora del día y durante todo el año.


Los servicios sociales del Ayuntamiento hacen uso de este recurso de Cáritas Diocesana de Zamora para cualquier caso detectado en la ciudad y desde hace años con total normalidad. El Ayuntamiento de Zamora colabora con un pequeño porcentaje en la financiación de este centro de Cáritas.


PERFIL


El colectivo de personas sin hogar de Zamora responde al siguiente perfil:


- Español
- Mayoritariamente hombre
- Entre 40 y 60 años
- Desarraigo familiar cronificado
- Desempleado
- Enfermedad física y mental
- De procedencia rural o de otras ciudades
- El 70% nómada. Se desplazan de una localidad a otra


EN LA CALLE


El programa de Personas sin Hogar de Cáritas ve la necesidad de salir a la calle para acercarse a estas personas que no acuden en busca de ayuda ni a los servicios sociales públicos ni a Cáritas. El trabajo consiste en un acercamiento, acompañamiento y seguimiento integral de cada persona para ayudarle a conseguir una vida digna; respetando sus capacidades, ritmos y voluntad.


Tras esta intervención en la calle, las personas que lo desean acuden a la casa de acogida “Madre Bonifacia”. Si no fuera posible o adecuado el acceso al centro, Cáritas Diocesana de Zamora asume en coste de una pensión en la ciudad.


Desde el mes de diciembre que comenzó la intervención de Cáritas en la calle se han detectado 19 casos de personas que pernoctaban en ella. Sin embargo, por el carácter nómada de este colectivo en ningún momento ha habido más de 4 personas durmiendo a la intemperie al mismo tiempo. Ayer había 1 sola persona en la calle, usuario ya de este Programa de Cáritas, con la que hubo un nuevo contacto y se le facilitó un alojamiento de nuevo.


DURANTE TODO EL AÑO


La casa de acogida “Madre Bonifacia” permanece abierta durante todos los días de año para atender a: transeúntes, indomiciliados y personas que tienen vivienda pero utilizan el servicio de comedor. En todos los casos reciben también un apoyo en otras áreas: salud, administración, higiene, lavandería, etc.