Castronuño cautiva y despierta los sentidos

Castronuño cautiva y despierta los sentidos

|

Situado en el enclave más pintoresco de la Reserva Natural ‘Riberas de Castronuño-Vega de Duero’, Castronuño (Valladolid) es un destino que ofrece múltiples posibilidades para disfrutar en familia de la naturaleza, del patrimonio monumental, del deporte, de la cultura, y de la rica gastronomía. Cada vez más gente visita Castronuño y su entorno, pues son muchos los motivos para ello.


Lo primero que llama la atención al visitante cuando llega a Castronuño son las privilegiadas vistas al gran meandro del río Duero desde el mirador del Parque de la Muela. Allí se encuentra la Casa del Parque, Centro de Interpretación del espacio natural.


La reserva natural es un lugar de referencia para la práctica de la ornitología, el senderismo y la pesca deportiva, entre otras actividades relacionadas con la naturaleza. El municipio también posee un importante patrimonio arquitectónico del que destaca la Iglesia Santa María del Castillo (S.XIII), la joya del románico zamorano en la provincia de Valladolid. En su interior se halla un valioso y original cristo de origen renano, del S.XIV. La iglesia se puede visitar de forma guiada concertando cita en la Oficina de Turismo.


El municipio posee una intensa agenda de ocio, cultura y deporte a lo largo del año. Destacan entre otros eventos: ‘Los Versos de los Quintos’, una antigua tradición que se celebra el Domingo de Carnaval; ‘La Carrera del Mollete’, una prueba deportiva y gastronómica ligada al sábado de Semana Santa; la representación teatral histórica ‘1476, El sitio de Castronuño’, representada por los vecinos del municipio cada segundo domingo de agosto; a finales de septiembre, el Parque de la Muela es el escenario del Mercado Medieval y en torno al 29 de septiembre se celebran las ‘Fiestas Patronales de San Miguel’, con encierros, concurso de carrozas y la famosa ‘Bajada del Palillo’.


En la época estival, el complejo acuático Gran Florida ofrece a niños y mayores la posibilidad de disfrutar refrescándose en sus piscinas con toboganes de diferentes tamaños. Una instalación única en la provincia y referente del ocio veraniego en Castilla y León.


Castronuño posee una rica gastronomía. El producto tradicional por antonomasia es ‘El Mollete’, un bollo anisado que elaboran artesanalmente en Panadería Artesanos Mateos y Confitería Xokoreto, los dos obradores con los que cuenta el municipio.  Además de molletes, ambos establecimientos fabrican otros productos de repostería como el tradicional Bollo de Chicharrón en Artesanos Mateos o el famoso Turrón de Castronuño, de Confitería Xokoreto, cada vez más presente en las mesas de los hogares de la región. Dentro del municipio también existe una quesería artesanal.


Castronuño posee una amplia oferta hostelera. Es un lugar donde se come bien, a buen precio y mejor calidad. De ello se puede dar cuenta en el Restaurante Casa Pepe, que ofrece una mimada carta en la que se mezcla lo tradicional y la innovación. De su oferta resaltan varios productos, entre ellos, el bacalao a la muselina y el solomillo de ternera. Otro lugar para disfrutar del buen yantar es el  Restaurante-Bar Guacamayo. Tanto en el comedor, como en su acogedora terraza, se podrá disfrutar de un variado número de platos caseros y raciones, así como de su especialidad, el pincho de lechazo a la parrilla.


Castronuño es tierra de buenos vinos. Los viñedos de su entorno marcan los límites de las D.O Rueda y Toro. Perteneciente a la Ruta del Vino de Rueda, este es un pueblo de tradición vitivinícola. Prueba de ello es el gran número de bodegas subterráneas que existen en la localidad. En la actualidad, en el municipio existen importantes elaboradores. Uno de ellos es Bodegueros Quinta Esencia, cuyos vinos ‘Sofros’ y ‘Silbón’ son un claro ejemplo de la excelencia de los vinos tintos y verdejos que se producen en la zona. Asistiendo a una de las catas que organizan en plena naturaleza, se percibe la pasión brindada en cada proceso de la elaboración, desde la viña hasta la decantación en copa, para conseguir así la gran calidad de sus caldos, que los ha hecho merecedores del reconocimiento y prestigio internacional.


En el municipio existen varios alojamientos rurales en los que pernoctar, ofreciendo instalaciones de calidad para sentirse como en casa. Casa Rural Casamona y Alojamiento Rural Flor del Duero son dos ejemplos. Para quienes realizan turismo sobre ruedas, el Ayuntamiento ha habilitado un Área de Estacionamiento de Autocaravanas con capacidad para 6 vehículos y zona de servicios. Además, se cuenta con un Albergue Municipal de Peregrinos para quienes realizan el Camino de Santiago de Levante (GR-239).


Avalado por el creciente número de visitantes, Castronuño se posiciona como uno de los destinos de moda para quienes gustan de disfrutar el turismo rural de interior en todas sus formas. Sin duda, un lugar que cautiva y despierta los sentidos.