La Diputación aprueba unos presupuestos sociales y de consolidación

La Diputación aprueba unos presupuestos sociales y de consolidación

|

La sesión ordinaria del Pleno de la Diputación Provincial ha comenzado esta mañana con un minuto de silencio en memoria de Laura Luelmo y como repulsa a sus asesinato y a la violencia contra las mujeres.


Tras el acto, los diferentes grupos procedieron a debatir el principal punto del día, el presupuesto de la institución para 2019, que asciende a un importe de 68.229.846, 42 euros y que ha sido aprobado con el voto favorable del equipo de Gobierno y el grupo mixto, Ciudadanos y el rechazo de Izquierda Unida y PSOE.


Desde el equipo de Gobierno, Aurelio Tomás ha defendido que son presupuestos como los de otras administraciones  y saben que hay que ajustarse a los ingresos, que son 63 millones de euros.


Tomás ha resaltado que estos presupuestos consolidan las políticas de la Diputación y hay gastos que "hay que asumir y comprometernos", pues a parte del gasto corriente, más del 30% del presupuesto es para servicios sociales, con 18,5 millones de euros, aumentando en 500.000 euros este año, y dentro de los mismos, la partida más voluminosa para el servicio de ayuda a domicilio, con 7 millones de euros, mientras que ha recordado la labor que se realiza en el ámbito de abastecimiento de agua, carreteras y caminos rurales, entre otros, zanjando el Pleno señalando que "estaremos más o menos equivocados pero mantenemos la coherencia" pretendiendo una distribución "eficaz y eficiente".


El portavoz del Grupo mixto, David Carrión, ha manifestado que su apoyo a los presupuestos se corresponde con que "son buenos para la provincia y cuentan con parte de nuestras propuestas", además de que son similares a años anteriores, incidiendo en algunos temas como la despoblación, sobre la que ha señalado que "no es culpa del equipo de Gobierno ni de los grupos locales, no tiene colores políticos".


Por su parte, desde Izquierda Unida, Laura Rivera ha insistido en que "es un presupuesto de consolidación, consolida la despoblación", siendo "el mismo de siempre" y "no es bueno", calificándolo además como el "presupuesto de perdedores".


En este sentido, Rivera ha destacado que 53,2 millones de euros se van en gasto corriente y quedan para invertir 9,5 millones de euros sobre los que casi no queda nada por decidir puesto que 4 millones se van a planes municipales y otros 4 a Benavente, Toro y Morales del Vino, quedando únicamente 1,5 millones de euros. "Esto demuestra que el presupuesto tiene cada año menos para invertir y más remanentes", que en muchos casos "se adjudican a dedo". Por ello, desde Izquierda Unida han presentado 12 enmiendas, 6 hacia la base de ejecución y 6 para promover el desarrollo, sin haber salido ninguna adelante.


Desde el PSOE, Antonio Plaza se ha referido a varios alcaldes socialistas que han estado presentes en el salón de Plenos y que "vienen a mendigar un reparto justo y equitativo de los 44 millones de euros de remanentes", solicitando argumentos "y no descalificaciones".


Respecto a los presupuestos en sí, Plaza ha señalado que "parece que buscan un futuro sin esperanza para la provincia" y es un presupuesto "oficial pero no real", criticando que son "regresivos" con 174.000 euros menos que en el año anterior y quitando cantidades a partidas necesarias como Juventud, haciendo hincapié también en la despoblación manifestando que "no hay ninguna medida o iniciativa en la que traten de poner freno a la despoblación" y denunciando que "no hablan con los alcaldes" y que "son presupuestos absurdos porque alardean de  que dejan la deuda a cero y, con las necesidades que tiene la provincia, cómo se puede alardear de eso".