Los contratos temporales convertidos a indefinidos ya no son un mito

Los contratos temporales convertidos a indefinidos ya no son un mito

|

La empresa de recursos humanos Randstad ha realizado un informe sobre los contratos temporales convertidos a indefinidos, teniendo en cuenta el sector de actividad del profesional y la comunidad autónoma y provincia de residencia. Para ello, ha analizado los datos publicados por Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de enero a octubre de 2009 a 2018.


En concreto, destaca que el número de contratos temporales convertidos a indefinidos ha registrado la cifra más elevada de la serie histórica para el periodo analizado. En concreto, de enero a octubre, se han realizado casi 3.800 conversiones en la provincia de Salamanca, un 26% más que la cifra alcanzada el año anterior. Además, es el mayor incremento registrado en el último decenio.


“La tasa de contratos indefinidos que proviene de uno temporal ha alcanzado la cifra más elevada de los últimos seis años, ya que actualmente dos de cada cinco contratos indefinidos provienen de uno temporal. Este índice demuestra que el trabajo temporal se posiciona cada día más como un puente hacia el empleo estable. Los contratos de duración determinada incrementan la empleabilidad de los profesionales, les ayudan a incrementar su experiencia y les permiten compatibilizar el empleo con la formación, sobre todo en épocas como verano o Navidad”, señala Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.


Cuando se analiza el peso de estos contratos respecto del total de indefinidos, el análisis destaca que más de la mitad de los contratos indefinidos realizados en industria es una conversión (52%), siendo el sector que alcanza la mayor tasa. Le siguen construcción (44%), servicios (35%) y, por último, agricultura (20%). Si se compara con las cifras alcanzadas durante el mismo periodo de 2017, industria es el sector de actividad donde más crecen las conversiones, con un 32%, seguido de agricultura (+30%), construcción (+29%) y servicios (+21%).


En el caso de las provincias, Córdoba (58%), Jaén (57%), Cádiz (55%) y Huelva (54%) son las provincias con mayor peso de estos contratos. Les siguen Cuenca (53%), Ciudad Real (52%), Sevilla (50%) y Badajoz (50%). Las provincias que registran las menores cifras son Girona (32%), Barcelona (30%) y Albacete (28%), además de Madrid (26%).