Al descubierto rincones del Pisuerga con una aventura en bicicleta

Al descubierto rincones del Pisuerga con una aventura en bicicleta

|

Esta mañana el Pisuerga ha sido recorrido de una manera diferente. Varios aficionados al ciclismo han participado en una ruta turística por algunos rincones escondidos en las orillas del río más característico de la capital vallisoletana.


Esta aventura en bicicleta ha sido organizada por la Asociación La Curva, con la colaboración de amigos del Pisuerga. Con cascos, chubasqueros, chalecos y con mucha energía ha comenzado la ruta desde la desembocadura del río Esgueva al Pisuerga hasta recorrer un total de 12 km.



Con este recorrido lo que pretenden es descubrir rincones ocultos y además ser los “guardianes” de que los carriles y los caminos estén arreglados y transitables para las bicicletas. Desde la Asociación La Curva de la mano de Carlos Méndez manifiestan que quieren fomentar la cultura del ciclismo para intentar que la bici sea un medio de ocio y de desplazamiento. “Hacemos actividades de carácter ciclista y cultural y en este caso acompañamos la ruta con una visita guiada por sitios emblemáticos del Pisuerga”, explica Méndez minutos antes de que comience la aventura. De esta manera, también quieren reivindicar que “se deje de dar la espalda al río” porque la orilla del margen derecho está abandonada.


La visita guiada se ha llevado a cabo gracias a los Amigos del Pisuerga. Los puntos turísticos del río que han conocido son las tenerías, la antigua toma de agua de la locomotora de Renfe, el Palacio de la Ribera y alrededores del Puente Mayor. Además de  apreciar estos rincones será una “ruta reivindicativa con el objetivo de cuidar nuestro río principal”.



Los participantes estaban entusiasmados con la iniciativa ya que es una idea “muy especial y original”. Entre ellos, Tinín, un aventurero vecino de Villanubla, comentaba que “aunque estoy acostumbrado a recorrer muchos kilómetros con mi bicicleta, lo que más me gusta es descubrir lugares y mucho mejor si te cuentan un poco su historia”.


Tras finalizar el paseo, los participantes disfrutaron de un rico almuerzo en la sede de Amigos del Pisuerga.


Las orillas del Pisuerga han vivido de primera mano una experiencia cultural y deportiva con un ilusionante ambiente.