De Latinoamérica a Valladolid con el pop ultramarino y la distopía

De Latinoamérica a Valladolid con el pop ultramarino y la distopía

|

La música y el cine, caminos difíciles pero no imposibles. Algunos lo definen como formas de vida otros como pasiones, pero siempre con un sentimiento.


Hoy conocemos a un músico y productor vallisoletano, David Vila, que siempre ha luchado para conseguir dejar huella en estas dos culturas.


David Vila tiene las dos caras de la moneda. Actualmente, es cantante y compositor del grupo Vila Chinaski, una magnífica apuesta por el pop rock, y productor de cortometrajes, documentales y spots publicitarios. Su último lanzamiento ha sido el documental “Donde vivo y muero” donde se muestra la despoblación de Castilla y León con un toque fresco y poético.


Pero mejor que nos lo cuente él mismo…


Pregunta: ¿Quién es David Vila?


Respuesta: Bueno pues David Vila comenzó con 15 años con la música en Valladolid. Empecé con un grupo llamado Stealwater y con esa banda éramos unos chavales y estábamos empezando a conocer el mundo musical. Con nuestra música pop electrónica sí que hicimos un montón de conciertos por España concretamente también tocamos en Valladolid en la Plaza Mayor en las fiestas. Después yo derivé a otro grupo creado por mí que era Bicycle Thief. Lo que nos caracterizaba eran las influencias inglesas con el género folk acústico. Así fueron mis orígenes en la música, pero yo donde más empecé a evolucionar fue hace dos años cuando me mudé a Chile. Decidí lanzarme a la aventura para conocer mundo y conocer más estilos musicales. Una vez en Chile ya comencé a tener influencias latinoamericanas y decidí crear una banda con canciones en castellano como es Vila Chinaski, que es mi grupo actual.


David Vila, fotografía cedida a NoticiasCyL.


P: ¿Cómo fue el cambio de canciones en inglés al castellano?


R: Fue una ruptura total. Aunque mucha gente en los conciertos nos preguntan que si vamos a seguir tocando canciones de Bicycle Thief, ya que en ese momento era yo con mi banda y ahora en Vila Chinaski, soy yo también con mi vida y algunos coinciden en ambos grupos. Antes Bicycle era todo en inglés y ahora Vila Chinaski es todo en castellano.


 


David Vila en acústico, fotografía cedida a NoticiasCyL.


P: ¿Qué caracteriza a Vila Chinaski?


R: A Vila Chinaski yo lo englobaría en el género pop rock, aunque quizá más pop. El grupo está formado por cinco artistas, pero cuando hago conciertos yo solo en acústico se acerca bastante al cantautor. La letra de las canciones y la música de la banda las compongo yo, aunque el resto del grupo aporta ideas.


Primer disco 'Altamar'


 


 


P: ¿Qué nuevos proyectos tiene el grupo?


R: En Febrero vamos a sacar nuestro primer disco que ha sido grabado en Madrid de la mano de un productor super conocido en España como es Ludovico Vagnone. En estas nuevas canciones ha dado su opinión y ha retocado algunos detalles de las canciones y por eso sonarán algo diferente a la esencia del grupo porque ha puesto su estilo en nuestros singles. El trabajo se llama ‘Altamar’ y actualmente está disponible en Spotify el single ‘El Glaciar’. El próximo día 22 de diciembre, tengo un concierto en acústico antes de Andrés Suárez en la sala LAVA y para este evento sacaré una nueva canción llamada ‘Mañana’, con la intención de hacer un poco de ruido.


"Queremos hacer ruido para el concierto del 22 de diciembre"


P: Este año tocasteis en las Fiestas de Valladolid en la Plaza Mayor, ¿Qué experiencia te llevas de ese concierto?


R: Una experiencia muy buena, siempre tocar en la Plaza Mayor de mi ciudad delante de mucha gente que me conoce y otra que no, pero que gracias a ese concierto sí que me conocerá es algo súper especial. Tocamos como teloneros de Rozalén, pero este año era la tercera vez que mi música suena en la Plaza Mayor de Valladolid. He tocado en las Fiestas de Valladolid con cada uno de mis grupos, primero con Stealwater, después con Bicycle, y esta última vez con Vila Chinaski. Pero la verdad es que con Vila Chinaski ha sido el concierto más especial porque eran canciones más personales. A mí siempre me costado mucho componer en castellano porque te expones un poco más, es decir, en inglés te puedes ocultar en alguna metáfora, pero en castellano se podría decir que se transmite un sentimiento más sincero. Gracias a mi experiencia en Chile me animé a tocar en castellano y demostrarlo en la Plaza Mayor de Valladolid ha sido la presentación definitiva de que Vila Chinaski existe, que ha nacido y que estamos aquí para dar guerra.


Vila Chinaski, fotografía cedida a NoticiasCyL.


"Me mola decir que hago pop ultramarino"


P: ¿Cómo te definirías como músico?


R: Es difícil definirme la verdad. Sí que te puedo decir que me gusta decir que desde que he venido de Chile estoy trabajando en un pop ultramarino, que mezcla la música de aquí con la música tan chula que se toca en Latinoamérica, que en España no tiene tanta sonoridad. Esta música puede tener mucho tirón porque actualmente el estilo de Vetusta Morla o Love of Lesbian lleva sonando en los países latinoamericanos un montón de tiempo. Nos llevan una ventaja brutal en este sentido. Por eso, me mola decir que hago pop ultramarino, es como traer lo mejor de allí. No soy ningún salvador, pero al haber vivido allí me ha abierto los ojos y me ha permitido descubrir muchísimos tipos de música que aquí no se conocen.


P: Damos el salto a tu lado más cinéfilo…


R: Yo estudié Comunicación Audiovisual en Valladolid y mi idea siempre había sido escribir mis propios guiones. Esto lo he conseguido con algún cortometraje. Pero hace un tiempo comencé a trabajar como socio con Carlos Barcenilla y empezamos a realizar spots publicitarios para empresas, pero el tema más importante y para mí más romántico, ha sido el último documental que hemos sacado “Donde vivo y muero”.  Ha sido el inicio de un proyecto que queremos llevar a cabo sobre los problemas de Castilla. En este caso, el tema es la despoblación de los pueblos que se están quedando vacíos y de ciertas profesiones rurales que se están quedando obsoletas, como alfareros o imagineros. Todo ello mezclado con la imagen y la poesía del escritor vallisoletano, Antonio Corral Castanedo, con la intención de recuperar el talento de esta figura un poco olvidada. Este documental tiene un toque fresco de la historia de Castilla y León. Siempre tengo muy presente mis dos pasiones ya que la banda sonora de ‘Donde vivo y muero’ es de Vila Chinaski. Eso le da el toque moderno a las cosas de toda la vida nuestra Comunidad.


P: Tu intención… ¿seguirás en la línea de los documentales o de los cortometrajes?


R: Me interesa mucho la ficción, me gusta mucho dirigir actores. Mi intención es darle un giro a la parte documental, sin dejar de lado esto, pero evolucionar hacia la ficción. ‘Donde vivo y muero’ lo vamos a presentar a festivales de todo el mundo y gracias a esto podremos tener contacto para poder realizar algo de ficción que es lo que realmente a mí me gusta. Pero la parte de este documental es una serie y ya tenemos en mente el siguiente.


P: Para el futuro… ¿Te gustaría dar el salto a las películas?


R: Por supuesto, mi sueño siempre ha sido dedicarme a la música y al cine. Tengo varios guiones escritos de películas y la verdad que me encantaría poder desarrollarlos.


P: Lúcete, cuéntanos alguna idea…


R: Mira pues estoy trabajando en una trilogía que en principio va a ser novela, pero que me gustaría dirigirla a mí. Sería una película sobre un futuro distópico. Hablar sobre la censura  que hay en España y en Europa y el crecimiento de la ultra derecha. Podríamos decir que es una revisión de 1984 de George Orwell en la actualidad. Estamos más cerca de lo que pensamos en vivir en un mundo de ese estilo.