Estas son las consecuencias de la negativa de aprobar los presupuestos

Estas son las consecuencias de la negativa de aprobar los presupuestos

|

Era previsible, la oposición lo había advertido, los presupuestos para 2019 no han sido aprobados en el Pleno Extraordinario celebrado esta tarde en el Ayuntamiento de Zamora.


El alcalde del Ayuntamiento de Zamora, Francisco Guarido advertía en el pleno, antes de la votación, de las consecuencias de frenar la partida para el próximo año. En primer lugar, los presupuestos participativos no podrán continuar porque "estas inversiones no son prorrogables".


Además, esta situación "generará una problemática" al siguiente equipo de Gobierno que llegue tras las elecciones. "Cuando el nuevo Gobierno llegue al Ayuntamiento, tendrá que hacer un nuevo presupuesto y cuando quiera presentarlo será el mes de octubre".


Desde un punto de vista legal, al no tener presupuesto y puesto que el 1 de enero tiene que haber algo en vigor "hay que hacer un decreto de prórroga de los presupuestos actuales, que significa que se mantiene todo lo que hay aprobado para este año, descontando las inversiones y las subvenciones nominativas, como la que íbamos a entregar a Zamora10".


Una vez se haga la liquidación de las partidas de 2018, que será en el mes de febrero, "se podrán incorporar al presupuesto algunas cuestiones, con los remanentes de tesorería que queden". Pero estas incorporaciones "tendrán que debatirse y aprobarse en pleno", porque el alcalde desconfía sobre "lo que pueda pasar con cualquier modificación que propongamos a estos presupuestos prorrogados en el mes de marzo", ya que tras este resultado "previsiblemente votarán en contra de nuevo".


Sobre el resultado de la votación y las enmiendas de la oposición también denegadas, Guarido se muestra "sorprendido por las modificaciones que pretendían implantar a las partidas", porque los casi 600.000 euros que solicitaba Ciudadanos y los casi 300.000 de la concejala no adscrita "tenían que restarse de dejar a cero prácticamente la partida para mantenimiento de calzadas públicas y la del servicio de obras" Es decir, añade el alcalde, "para aprobar sus propuestas habría que dejar de lado el mantenimiento de la ciudad, que por otra parte se han quejado que no se ha mantenido lo suficiente". La postura de la oposición es para Guarido "una contradicción fragante", y en desarrollo del Pleno "todos hemos quedado retratados sobre la capacidad de propuesta".


Sobre el futuro de las negociaciones del presupuesto ahora denegado, el alcalde se ha mostrado tajante: "El presupuesto se ha tumbado y nosotros no vamos a negociar nada, porque parece que se ha realizado esto para repetir la estampa del año pasado". Guarido explica que "no podemos quitar nada del presupuesto porque son partidas imprescindibles, y a partir de enero que cada uno se atenga a las consecuencias de lo votado".