Homenaje al cine de Fellini en Patio Herreriano

Homenaje al cine de Fellini en Patio Herreriano

|

El Museo Patio Herreriano de Valladolid dedica, desde este martes, 11 de diciembre, un ciclo de cine a Federico Fellini, "uno de los más grandes directores de cine europeos", titulado 'Recuerdos de un genio', coincidiendo con el 25 aniversario de su fallecimiento.


En concreto, se proyectarán cuatro películas los días 11, 12, 13 y 14 de diciembre: 'La dulce vida' (La dolce vita, 1960), 'Ocho y medio' (193), 'Roma' (1972) y 'Amarcord' (1974).


El ciclo se celebrará en el Salón de Actos del el Museo Patio Herreriano, a las 19.00 horas y la entrada será libre hasta completar el aforo. Las películas ser proyectaran en versión original con subtítulos en español.


Federico Fellini nació en Rímini el 20 de enero de 1920. En 1939 se trasladó a Florencia y posteriormente a Roma, donde trabajó como periodista, escritor y dibujante. Su primera experiencia profesional en el mundo del cine tuvo lugar en 1945, cuando colaboró con Roberto Rosellini en la realización del guión de Roma, ciudad abierta.


Trabajó después como guionista y ayudante de dirección antes de dirigir su ópera prima, pero no fue hasta su tercer largometraje en solitario cuando comenzó a ser ampliamente conocido: Los inútiles (1953), vinculada al neorrealismo, y posteriormente La Strada (1954) y Las noches de Cabiria (1956), protagonizadas estas dos últimas por Giulietta Massina (su mujer) y galardonadas con sendos Oscars de la Academia, le lanzaron al éxito internacional.


La gran acogida comercial de La dolce vita (1960) le permitió alejarse del neorrealismo de sus primeros films para acercarse a terrenos, a veces autobiográficos, y más cercanos a las corrientes surrealistas. Fellini, que siempre coescribió sus textos (con Tullio Pinelli y Ennio Flaiano hasta 1965 y más tarde con Bernardino Zapponi o Tonino Guerra), fue nominado en tres ocasiones al Oscar al mejor director, consiguiendo únicamente una estatuilla honorífica en 1992. Este director y guionista subió, sin embargo, en cuatro ocasiones, a recoger el Oscar que premia a la Mejor Película Extranjera, gracias a La Strada, Las noches de Cabiria, Ocho y medio y Amarcord. Federico Fellini murió en Roma en 1993.


El barroquismo de Fellini, sostenía Italon Calvino, "ese constante forzar la imagen en la dirección que lleva del caricaturista al visionario", no es sino la búsqueda de formas expresivas y comunicativas que apuntan hacia la búsqueda de cómo dar cuenta precisa de una realidad que no se revela, de manera automática, a la simple observación directa y de la que es necesario producir una imagen distorsionada para producir ese "sabor de verdad" que es el auténtico refrendo de un realismo entendido más allá de las fórmulas estereotipadas que han ido adjetivándolo a lo largo de los tiempos.