Agustín Sánchez de Vega: brillante orador, peculiar profesor y dialogante político

Agustín Sánchez de Vega: brillante orador, peculiar profesor y dialogante político

|

El Partido Popular ha propuesto (y a priori cuenta con el visto bueno del Partido Socialista) al salmantino Agustín Sánchez de Vega para presidir el Consejo Consultivo de Castilla y León. Una persona con un brillante curriculum académico como profesor de Universidad, una dilatada experiencia en la administración pública y sobre todo fama de persona dialogante.


Nacido en 1960, es licenciado y doctor en Derecho por la Universidad de Salamanca, con premio extraordinario, y catedrático de Derecho Constitucional desde 1989. Ha sido profesor invitado de Derecho Político en las universidades Pontificia de Salamanca, del País Vasco y de la Universidad Católica de Puerto Rico. Además, ha sido letrado del Tribunal Constitucional Italiano en Roma y es autor de más de numerosos artículos y publicaciones sobre Derecho Constitucional.


Sus alumnos destacan su brillante oratoria en clase, con explicaciones de las materias fácilmente entendibles. De hecho, aunque dicen que no permite el uso de ordenador portátil en clase y los estudiantes deben tomar nota a mano, aseguran que se puede seguir el ritmo de la clase perfectamente. También es peculiar porque sus exámenes son orales. Inflexible y estricto porque pregunta de todos los temas tratados en clase, pero agradable en el desarrollo de las respuestas a sus múltiples preguntas (de todo esto un servidor da fe durante sus años en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca).


En 2004 dio el salto a la política cuando fue nombrado delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca. Durante dos legislaturas permaneció en el cargo recorriendo los pueblos charros para interesarse por sus problemas, acudiendo a cada inauguración de obra donde se requería su presencia, y sobre todo recuerdan los alcaldes su dialogante trato, buscando siempre soluciones al problema que se planteaba. Como curiosidad, durante los últimos años en ese cargo en las notas de prensa figuraba como Agustín de Vega, eliminándose el apellido Sánchez. ¿Un nombre con más tirón político para otras lides?


Llegaron en 2011, cuando Alfonso Fernández Mañueco lo incluyó como su principal lugarteniente para el Ayuntamiento de Salamanca. Entonces pasó a ser teniente de alcalde y concejal de Coordinación Territorial y responsable de las relaciones con las universidades. De su primera responsabilidad destaca el impulso al Consejo del Alfoz y de importantes acuerdos que todavía están vigentes entre los ayuntamientos de la capital y los municipios de su entorno. De la segunda destacan los mimbres de cara al Octavo Centenario de la institución académica que este 2018 se celebra, entrelazando un diálogo que estaba muy desaprovechado para sacarle rendimiento en pos del porvenir de Salamanca.


En 2015 no repitió en la candidatura del Partido Popular. Afirmó que había decidido tomarse un descanso en la actividad política, pero había un trasfondo en esta decisión. Agustín Sánchez de Vega era el elegido por Mañueco para ser su sustituto como alcalde de Salamanca ante una cercana renuncia de Juan Vicente Herrera en la Presidencia de la Junta de Castilla y León, pasando a ocupar ese puesto Mañueco. Pero los bandos se enquistaron en Valladolid, las enemistades populares se acrecentaron y Herrera siguió en su puesto, incluso repitiendo como candidato en 2015. Aquella tensión salpicó indirectamente a Agustín Sánchez de Vega, que decidió tomarse un respiro y regresar a su actividad docente.


Pero en 2017 vuelve a la escena política, esta vez entre bambalinas. Mañueco lo incluye en su comité autonómico cuando gana las primarias para ser presidente del PP de Castilla y León. Agustín entra de nuevo en la quiniela de la sucesión como candidato a la Alcaldía de Salamanca en 2019. Incluso muchos lo ven como la persona adecuada para ocupar este puesto por su imagen, su capacidad y su talante. De hecho, su imagen pública comienza a prodigarse y es designado presidente de la junta electoral para los comicios en la Universidad de Salamanca.


La llamada recibida días atrás fue más bien para ocupar otro puesto que también le va como anillo al dedo de su curriculum profesional, al frente de un órgano más en contacto con las leyes, en las que es experto y su auténtica pasión. Defensor a ultranza de la Constitución Española, ahora podrá seguir aplicando sus conocimientos teóricos y la sabiduría impartida desde la práctica diaria. Hombre de leyes y persona de ley.


https://www.noticiascyl.com/regional/politica-regional/2018/12/04/pp-propone-a-agustin-sanchez-de-vega-como-candidato-al-consultivo/