Rifirrafe entre Diputación y Confederación del Duero por una carretera

Rifirrafe entre Diputación y Confederación del Duero por una carretera

|

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha anunciado que el tramo de su titularidad de algo más de cuatro kilómetros que une el municipio de Pelayos con la A-66, un camino de servicio de la presa de Santa Teresa que se utiliza para las labores de explotación y mantenimiento de la misma, puede ser transferida a la Diputación de Salamanca.


Argumenta el organismo del Gobierno que esta vía de servicio, adecuada para el tránsito de sus vehículos al embalse, se creó en su momento para la construcción de la presa, aunque ahora es utilizada por los vecinos de la zona sin que la Confederación se haya opuesto a ello, entendiendo que es la mejor salida para conectar con la A-66. Por este motivo, la CHD manifiesta su disposición a ceder el citado camino a la Diputación de Salamanca para su incorporación como tramo de la carretera provincial DSA 135, "en beneficio de todos los municipios de la comarca".


Pero la institución provincial no está por la labor y muestra su negativa a incorporar dicha vía a su red de carreteras provinciales. Argumenta que consta de más de 2.300 kilómetros de vías "y entendemos que un ente estatal, administración superior a la Diputación y con mayores recursos, no ha de ceder infraestructuras a administraciones que tienen mayores dificultades para mantenerlas en condiciones". Por eso desde la Diputación, gobernada por el Partido Popular, instan a que la Confederación Hidrográfica del Duero, organismo dependiente del Gobierno del Partido Socialista, mantenga este camino en su catálogo y en condiciones adecuadas para su uso. La polémica está servida.