Aprehendidas 2.020 cajetillas de tabaco ilegal en Burgos

Aprehendidas 2.020 cajetillas de tabaco ilegal en Burgos

|

La Guardia Civil de Burgos ha levantado ocho actas de denuncia a los titulares de un establecimiento hostelero y un estanco de la capital, de 49 y 81 años, respectivamente, tras intervenir en ambos un total de 2.020 cajetillas de tabaco ilegal, según informan fuentes del Instituto Armado.


La intervención se produjo al detectar varias infracciones administrativas al Real Decreto de Ordenación del Mercado de Tabaco y a la Ley de Impuestos Especiales.


Días antes agentes del Puesto Fiscal de la Aduana de Villafría de esta Comandancia inspeccionaban un establecimiento hostelero de la ciudad, en el marco del control de las labores de tabaco y bebidas alcohólicas, dirigidas a verificar que se cumplen los requisitos legales de adquisición, venta y depósito.


El reconocimiento se realizó en presencia del titular, detectándose diversas anomalías. Así, se localizó, depositada en una estancia del local cerrada con llave, gran cantidad de cartones de tabaco de diferentes marcas comerciales repartidos en cajas y ordenados en las estanterías.


Si bien las cajetillas presentaban las preceptivas precintas legales para su comercialización, contabilizándose un total de 2.020, se solicitó al titular la documentación necesaria para su tenencia, si bien carecía del documento de circulación; la factura de compra aparecía cortada "estratégicamente" impidiendo conocer el establecimiento donde había sido adquirido todo el tabaco, averiguándose que fue comprado fuera de su área legal de obtención; también carecía de la autorización para depósito de esa cantidad de género.


No obstante, los guardias civiles encontraron indicios del posible estanco que podía haberle surtido irregularmente todo ese tabaco, por lo que acto seguido le practicaron una inspección en presencia del encargado.


Falsificación de facturas


La intervención destapó varias infracciones, como que vendía género a establecimientos no autorizados o, por ejemplo, que falsificaba facturas incluyendo el nombre de otros comercios que sí contaban con autorización para ello.


También se verificó que realizaba transacciones de género por valor superior a 2.500 euros cobrándolo en efectivo, pese a que ambas prácticas están prohibidas por ley. En el estanco se localizaron numerosas tarjetas regalo por un importe total superior a los 1.000 euros y también bebidas alcohólicas.


Los hechos observados han sido puestos en conocimiento de la Agencia Estatal de Administración Tributaria y del Comisionado de Tabaco. Las infracciones en materia de ordenación del tabaco para los estancos conllevan sanciones cuyas cuantías económicas, en muchos casos, suponen importantes desembolsos en forma de multa.


El Real Decreto de Ordenación del Mercado de Tabaco establece la prohibición, tanto a las tabacaleras como a los expendedores de tabaco, de dar y recibir dádivas por venta y/o adquisición de mercancía; éstas son normalmente facilitadas al adquirir grandes cantidades de género con la finalidad de obtener más beneficios por porcentajes.


En el supuesto de las infracciones graves las sanciones van desde los 12.020,24 euros hasta los 120.202,42 euros; en el caso de las muy graves, la cuantía oscila entre los 120.202,42 euros en su grado mínimo hasta los 300.506,05 euros. También se contempla la revocación de la concesión y el consiguiente cierre del negocio.


La Guardia Civil continuará con esta campaña de inspecciones dirigidas al control en material de tabaco y bebidas alcohólicas tanto en establecimientos de la ciudad como por la provincia.