Un detenido por dos robos en el polígono de Riaza

Un detenido por dos robos en el polígono de Riaza

|

La Guardia Civil ha detenido a un hombre como presunto autor de dos delitos de robo en el pasado mes de agosto en el interior de una empresa del polígono industrial de Riaza.


El primer robo se registró el 20 de agosto y se sustrajeron herramientas de construcción valoradas en unos 16.400 euros. En el segundo robo, ocurrido días después, se sustrajeron herramientas por valor de 8.485 euros, según han señalado desde la Subdelegación del Gobierno.


La compañía de Sepúlveda inició la Operación Gestur, con el fin de esclarecer los robos y la localización del autor o los autores. Mantuvieron entonces numerosas entrevistas con posibles testigos y trabajadores de las naves industriales aledañas, quienes afirmaron haber visto una furgoneta de color blanco y aportaron datos, con los que se pudo localizar el vehículo en Ávila.


Su propietario es un hombre, que posee varias empresas, locales y naves industriales dedicadas a labores de mantenimiento y reparación en el ámbito de la construcción. Tras la investigación se le detuvo como presunto autor de dos delitos de robo con fuerza en las cosas, y se ha podido recuperar la mayoría de los efectos sustraídos, que se encontraban en un local propiedad del detenido. Tanto el detenido como los efectos recuperados fueron puestos a disposición de la autoridad judicial competente.


Por otro lado, la Policía Nacional de Segovia ha detenido a otra persona como presunta autora de un delito continuado de hurto. En el pasado mes de agosto, una denuncia presentada en la Comisaría de Policía informaba de la sustracción de 21 terminales telefónicos del almacén de un establecimiento de venta de estos dispositivos.


Estos robos se venían produciendo desde finales del año 2017, y el valor de lo sustraído alcanzaba un importe próximo a los 4.300 euros. Una vez se recabaron los datos técnicos necesarios de los terminales sustraídos, la investigación ha permitido la localización y recuperación de once terminales. Algunos se encontraban en poder de terceras personas.


Además, se ha detenido y se ha puesto a disposición judicial a la persona presunta autora de los robos, que fue empleada de la tienda de telefonía. La investigación aún continúa abierta para la localización de los restantes terminales telefónicos.