Aumenta la asistencia solidaria a personas sin hogar

Aumenta la asistencia solidaria a personas sin hogar

|

El próximo 25 de noviembre se celebrará en toda España el Día de las Personas sin Hogar, bajo el lema ‘¿Y tú qué dices? Di basta. Nadie sin Hogar’ con el objetivo de transmitir que ya basta de vulneraciones de derechos de las personas en situación de sin hogar, y que es necesaria otra respuesta social, así como compromiso político.


Antes, el jueves 22 a las 12:00 en la Plaza Mayor, habrá un flashmob. Para participar, es necesario acudir a las 11:45 horas, con ropa oscura, al pasaje de la Plaza Mayor. Además, el 3 de diciembre, a las 19:30 horas en la biblioteca Torrente Ballester, tendrá lugar la presentación del libro ’36 escalones. Historias del silencio’ editado por Cáritas Diocesana de Burgos.


Cáritas Diocesana de Salamanca ha presentado la campaña de Personas Sin Hogar 2018. Así, ha ofrecido algunos datos comparativos sobre asistencia en la casa de acogida Padre Damián, en la avenida de Raimundo de Borgoña. El total de asistencia ha aumentado de manera notable, casi doscientas más, hasta superar las 13.000, al igual que las comidas ofrecidas, tres mil mal, hasta 15.200. Y es que cada día se atiende a una media de 42 personas y se ofrecen 36 comidas, siendo la media de edad 35 años.


Para dar una respuesta a esta problemática y desde hace casi veinte años, cuando abrió sus puertas el centro de acogida Padre Damián, Cáritas Diocesana de Salamanca sigue desarrollando un programa de atención integral a las personas sin hogar. En el último año han pasado por el servicio de acogida de atención a personas sin hogar 390 personas, de las que 238 venían por primera vez. Entre estas personas, 258 eran españolas (186 hombres y 72 mujeres) y 132 eran inmigrantes (94 hombres y 38 mujeres).


Desde la puesta en marcha del centro Padre Damián en julio de 1999, se ha acogido a 3.477 personas (137 en 2018). En estas casi dos décadas se han contabilizado 6.071 ingresos en el centro (229 en 2018). El término personas acogidas hace referencia a las personas acogidas por primera vez. Utilizamos el término ingresos para explicar que hay personas que han venido más de una vez en el año.


El trabajo de Cáritas Diocesana de Salamanca siempre pone el acento en la idea de los procesos personales y del acompañamiento profesional durante el tiempo que sea preciso para que las personas puedan recobrar su dignidad, la esperanza y su sentido de vida.


El proyecto Padre Damián ofrece una acogida digna a las personas. Desde el centro, más allá de la necesaria asistencia, se dan medios que potencian la inserción de las personas en la sociedad. Se realiza un acompañamiento para favorecer su promoción personal, social, cultural y laboral, y con ello, aumentar su autonomía personal.


Se lleva a cabo un trabajo en red con otros recursos de la institución, a través del área de inserción laboral: mediante cursos de formación, orientación, etcétera. Recursos de recuperación personal, como es el centro de día de atención a las drogodependencias y, a su vez, ofrece una acogida a las personas privadas de libertad que salen de permiso del centro penitenciario de Topas.


Este trabajo se amplió hace algunos años con la puesta en marcha de Espacio Abierto, un recurso que va dirigido a personas en situación de exclusión sin un recurso residencial fijo, personas de los programas de las diferentes áreas de Cáritas y derivadas de otras instituciones de la ciudad y provincia.


Espacio Abierto


Desde Espacio Abierto se han atendido un total de 392 personas, 336 hombres y 56 mujeres desde enero hasta el momento, con una media de 42 personas al día. En total, se han ofrecido 15.202 comidas, 3.334 más que en el mismo periodo (1 de enero-8 de noviembre) del año pasado. Cabe destacar que de las 392 personas diferentes que han visitado Espacio Abierto en 2018, 230 lo han hecho por primera vez.


Este proyecto brinda una atención individualizada difícil de encontrar en otros recursos más institucionalizados y estructurados. Se facilita la información y asesoramiento para aumentar la formación ocupacional, así como desarrollar hábitos básicos de autodisciplina.  Aparte de las acciones de promoción, se ofrecen servicios que cubren las necesidades básicas de alimentación y de higiene personal. Las personas que participan en el recurso disponen de uso de duchas, lavandería, taquillas sociales y alimentación saludable.


Y el año pasado, en septiembre, nació Ranquines, un proyecto de la Diócesis de Salamanca, promovido por varias entidades religiosas y gestionado por Cáritas. Destinado a las personas con problemas de salud mental, en estos primeros meses de existencia se ha comprobado como esa problemática va, en muchas ocasiones, añadida a problemas de exclusión o vulnerabilidad social. La media de asistencias diarias al centro desde septiembre de 2018 ha sido de 36 personas. En total, se han atendido a 62 personas en este tiempo, de las que 35 eran personas sin hogar y 14 estaban en situación de gran vulnerabilidad por aislamiento social.