Érase una vez una nueva Caperucita azul, rebelde y alocada

Érase una vez una nueva Caperucita azul, rebelde y alocada

|

Érase una vez una niña, una abuelita, un lobo feroz y un cazador, ¿conoces el cuento? Caperucita Roja, esa historia infantil que perdura en el tiempo ha cobrado vida de nuevo en Simancas. Pero esta vez de una manera innovadora y original.


Aunque este cuento haya pasado en generación en generación, la compañía de teatro Teloncillo lo revoluciona todo y le da un enfoque que ha dejado boquiabierto al público con su nueva caperucita. Y es que Teloncillo Teatro cumple 50 años desde su creación y como no han dejado de hacer desde entonces han sacado una sonrisa a todos los asistentes.


La niña dulce y tierna que se escondía detrás de una capucha roja ha vuelto a Simancas, pero pero traje azul, rebelde y alocada. A la abuelita no necesita cuidados porque no le duele la tripa, el lobo feroz tiene hambre y le da igual comerse a Caperucita, al cazador o a la abuelita. El cazador es el padre de Caperucita, pero es algo torpe e inocente. La madre de Caperucita no consigue centrar a su niña por muchos consejos que le da.



Un juego de enredos e historias marcadas por la creatividad de los actores han dado un toque muy diferente a la historia que los niños y adultos creían conocer perfectamente. La historia transcurre en un mismo escenario con cuatro actores en los que cada escena el decorado daba vueltas para convertirse en las diferentes casas que los personajes visitan como la de Caperucita o la de la abuelita.



El lobo feroz no consigue saciar sus ganas de comer, ya que siempre que se encuentra con un personaje, grita ¿por qué no me lo he comido? La historia de Caperucita cuenta con las escenas tradicionales del cuento, pero con un toque de humor y diversión.


Como cuento que es, no podía faltar un final feliz. Todos los personajes realizan un picnic en que explican que “seremos felices, pero sin perdices”.