Otra puñalada al sector de la automoción

Otra puñalada al sector de la automoción

|

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Automóviles y Talleres (Aesat), integrada en la Confederación (Confaes), considera que el borrador de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética una nueva puñalada al sector de la automoción, ya de por sí afectado por la intensa campaña de desprestigio emprendida desde hace meses contra los vehículos diésel.


La asociación que representa a los concesionarios de automóviles y talleres de la provincia de Salamanca destaca que el borrador del proyecto legislativo, que prohibirá la matriculación y venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones de dióxido de carbono en 2040 y su circulación en 2050, ha sido elaborado de espaldas y sin tener en cuenta las consideraciones de un sector estratégico que genera en torno al 10% del PIB y da trabajo al 9% de la población activa en España.


A juicio de Sergio Pérez, presidente de Aesat, todas estas decisiones “ahondan en un clima preocupante que ya se está notando en las cifras de ventas de los últimos meses en Salamanca y también en el resto del país. El comprador de vehículo nuevo está posponiendo la compra por la incertidumbre generada con el cambio de la legislación y el desconocimiento de qué tipo de vehículo comprar por temor a que en un futuro su elección sea penalizada”.


En los últimos años, Aesat recuerda que sector de la automoción se encuentra en un momento de transformación y de cambio para satisfacer los nuevos hábitos de consumo de sus clientes. Para ello, ha llevado a cabo una importante inversión en I+D+i con el fin de reducir cada vez más los niveles de emisiones, facilitando la transición hacia tecnologías más respetuosas con el medio ambiente.


“Desde la Asociación trabajamos por el fomento de una movilidad sostenible, pero no desde un prisma de una prohibición de la venta o la matriculación. Abogamos porque exista una adaptación progresiva hacia nuevos fórmulas de movilidad, gracias a vehículos de bajas emisiones, siempre y cuando no se ponga en peligro ni el empleo ni la viabilidad del sector del automóvil en el corto y en el medio plazo”, opina el presidente de los empresarios salmantinos de automóviles y talleres.