Las Cortes se peinan las canas

Las Cortes se peinan las canas

|

Nunca mejor dicho. Este viernes, la histórica villa de Tordesillas -la presidenta Silvia Clemente hizo un buen alegato reivindicativo de su pasado- se convirtió en el centro de las canas. Esos cabellos blanco platino -como canta Joaquín Sabina cuando dice aquello de El más capullo de mi clase (¡que elemento!)/ Llegó hasta el parlamento/ Y, a sus cuarenta y tantos años/ Un escaño/ Decora con su terno/ Azul de diputado del gobierno/ Da fe de que ha triunfado/ Su tripa, que ha engordado/ Desde el día/ Que un ujier le llamó su señoría/ Y cambió a su mujer por una arpía/ De pechos operados/ Y sin dejar de ser el mismo bruto/ Aquel que no sabía/ Ni dibujar la o con un canuto..., que han hecho historia 'democrática' en esta región. Decimos canas, aunque el expresidente Juan José Lucas no las luce -las peluquerías de moda que todo lo tapan-, aunque sí el ex presidente, del Gobierno de aquí y del Congreso de allá, Jesús Posada, y ya tienen casi 'cuarenta y tantos' de vida, política, ay! Solo faltaron Demetrio Madrid, dicen que las cosas de la edad -sí estaba su sustituto Constantino Nalda, de 1986 a 1987, cuando aquella ventisca que luego se quedó en nada se lo llevó por delante para que llegara José María Aznar para hacer lanzadera de 1987 a 1989 cediendo el testigo a Lucas. Pero Aznar no estaba, su ego piensa en 'cosas mayores'.


Y si hablamos de Aznar, cómo no mencionar a Luis Aznar, el leonés que fue todo en esta Comunidad, de delegado de la Junta en León a procurador, cargos por aquí y por allá desde 1991, y ahora en el Senado que recibía parabienes de su bancada por eso del rifirafe con Susana Díaz. En la Comisión de Investigación en el Senado por el caso de los ERE, el senador le ha dicho a Susana Díaz que tiene "un gracejo especial", una consideración que no le ha hecho ninguna gracia a la presidenta andaluza: "¿Lo del gracejo qué es? Me considero bastante sosa. Lamento que mi habla le parezca que tiene gracejo". Mientras, la bancada oficial afín al Gobierno Sánchez respondía que lo puso "a escuadra". Cosas de sus señorías, de aquí y de allí, ay! Y como estamos en León, cómo no mencionar a Toñín, el munícipe, que lleva en esto de la vida pública desde 1995 allá cuando asesoraba al Procurador del Común. Qué chaparrón cae por el Viejo Reino y cuánto ha llovido!


Seguimos nuestro recorrido, como el águila del Bénfica que otea desde las alturas del bello Monasterio de Santa Clara -uno de los mejores ejemplos del mudéjar de Castilla y León con un artesonado arábigo digno de la mejor Giralda y unas pinturas de santos para emocionar-,  para ver al que nos dice "nunca he dejado la política" aunque ahora es un afamado tertuliano, de política, ay!, hablamos de José María, Chema, Crespo, el palentino que sonreía con Luis Tudanca. Sí, Chema vaticinaba que "ahora o nunca, o mejor como nunca". Ya sabe, don Luis... También, en este lado del rojo -aunque la más roja iba la presidenta con terno abrigo/gabardina y zapatos rojos- era el dúo de Ciudad Rodrigo, los procuradores Juan Luis Cepa, por Salamanca y de Aldea del Obispo -aunque viniera del norte vascón- y José Ignacio Martín Benito, natural de La Encina, pero procurador por Zamora por eso de catedrático de Geografía e Historia en el I.E.S. León Felipe de Benavente. Es que, me perdonen ambos amigos, son como tal cual... Buena gente y además, como David Castaño, creen en las relaciones con Portugal, que ya es una victoria en estas tierras y estos gobiernos que caminan de espaldas.


Y como estaba David, también lo hacía el incombustible Juan Castaño, qué años aquellos, Juanito, de recorrer los pueblos haciendo candidaturas, dando mítines o prometiendo pesetas en todos los huertos. De aquella época también don Manuel Estella, con el don por delante, porque siempre fue Don Manuel. Presidente de las Cortes de CyL durante tres legislaturas, a decir poco, y, ahora, en su retiro -no se preocupe que le mandamos las fotos- agradece, con su serenidad -de persona siempre tan suya- "el trabajo y esfuerzo de todos y cada uno de los procuradores por hacer Comunidad”. También Carlos Sánchez Reyes, que no hace ruido y es de agradecer en estos tiempo. Y, cómo no, el abulense ex presidente de la Cortes de 2003 a 2011, José Manuel Fernández Santiago hablando de "consenso", ay que no lo hubo, amigo! Solo había que ver la bancada azul de aquella época y quién estaban a su lado en la Mesa y en la bancada, bien lo recordaba Pablo Fernández, portavoz de Podemos, que estaba 'helado', no sabemos si del frío del lugar o de lo que allí escuchaba. Le preguntaremos.


La cosa iba a más. A más con el vinito en la capillita y los corrillos donde se hablaba de todo y de todo se compartía. Luis Fuentes, el coordinador, portavoz y candidato en Castilla y León, lo decimos ya, de Ciudadanos, que ya no es el mismo de hace cuatro años -ya sabe de qué va esta película de la política de altura- compartiendo charla, larga charla con el director de NOTICIASCYL, Carlos Velasco, y el que fuera todo en Unidad Regionalista, después UPS y algún amago en Cs, Manuel Jesús Domínguez, recordando cosas que, bien, no se debían recordar en público Manuel Jesús... Las interioridades que no se pueden desvelar, cachis! Y en esto, se van unos y llega otro, Salvador Cruz, quizás el político popular que más sepa de la provincia de Salamanca. En estos territorios cidianos se suele decir, "que buen vasallo...", pues eso! Y también María Jesús Moro, gran y grata persona, la popular que dice que lo suyo es la Justicia que cambió procuraduría por escaño en Cortes y que no, no va la alcaldía.


El Gobierno regional con Juan Vicente Herrera, el presidente saliente que escuchaba con atención todos los discursos -quizás eran ráfagas de futuro-. También la abulense Alicia García, el verso suelto de Fernando Rey, el 'dandy' de Juan Carlos Suárez-Quiñones y Josefa García Cidac, que hablaba, en un buen discurso, como presidenta también cortesana, y recibía la aquiescencia de su presidente. ¿Los demás...? Ni se sabe, es que dice un compañero en labores de prensa que están ya... eso, salidos, pero del despacho.


Juan José Laborda -sombrero negro y esbeltez difusa de lo que fue-, como también Dionisio Llamazares, aquel presidente de la era Demetrio Madrid, con carga política, y el ex consejero de Medio Ambiente, Francisco Jambrina, el del cepo y la Guardia Civil -es que hay cosas que no son compatibles-. Y los que fueron todo, como Juan Carlos Aparicio, ministro y alcalde, o la 'todopoderosa' María Jesús Ruiz y aquellas cúpulas del milenio o del Duero, qué más daba. Qué decir de Octavio Granados, al que todo quisqui saludaba, actual secretario de Estado de la Seguridad Social, burgalés y procurador de 1983 a 2001, de los veteranos y sigue.


¿Nos queda alguien en el tintero? Sí, claro, muchos que fueron y no son. Unos siguen de una manera u otra, como Emilio Melero, Emio Arroita, Jesús Encabo o Isabel Alonso -que vive su retiro de la política en la Diputación de Salamanca-. De menos, pues echamos muchos en falta, Rosa Valdeón, -no sabemos de ella, bueno sí sabemos que sigue con su lucha zamorana-, también a Jesús Merino, el que fuera todo un poderoso en la Junta y el partido, y ahora, pues eso, apartado por esas cosas de los 'correas' y los 'bigotes', ay!, Javier Iglesias -en la soledad cortesana?- el dicho super presidente Aznar, y claro, Alfonso Fernández Mañueco, es que tenía pleno en la ciudad del Tormes, qué cosas y en qué días cuando hay que hacer acopio de imagen...


Al final, el más feliz, junto a la presidenta Clemente, era el alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, quien entre su lucha en defensa del Toro de la Vega, su rico patrimonio -el arquitectónico, eh- y una villa limpia y bella que relucía en esta jornada de viernes como antaño con la reina Católica, nuestra reina Juana y el Tratado del mismo nombre con Portugal, fue la que se llevó el 'gordo', de la publicidad y la imagen, cachis!


Pues eso, a mi manera. El fin muy cerca está, lo afrontaré serenamente/ Ya ves que sigo así,/ te lo diré sinceramente/ Viví la intensidad, y no encontré jamás fornteras/ Si bien todo ello fue, a mi manera.