Un Eibar muy blanquivioleta

Un Eibar muy blanquivioleta

|

Los aficionados blanquivioletas siguen frotándose los ojos después de la exhibición de su equipo en el estadio Santiago Bernábeu, a pesar de ese 2-0 injusto, tras los tantos cuando el partido prácticamente agonizaba de Kiko Olivas en propia puerta, no de Vinicius, y de Sergio Ramos de penalti.


Sin embargo, la Liga no para y el Real Valladolid piensa ya en el partido del sábado, a las 13:00 horas y en el estadio José Zorrilla ante el Eibar de un José Luis Mendilibar del que se guarda un grato recuerdo a orillas del Pisuerga con un ascenso incluido. Además del mister, Pablo Hervías, Joan Jordán, y Rubén Peña también vuelven a la que fue su casa, cosa que también podrían hacer Pedro León de no estar lesionado.


La huella de Mendilibar


El técnico de Zaldívar vuelve a la capital del Pisuerga, lugar donde dejó un grato recuerdo, el mismo que está experimentando en la S.D. Eibar donde afronta su cuarta temporada y mantiene al equipo en la 12º posición con 14 puntos, solo dos menos que el cuadro que entrena Sergio González.


El técnico vizcaíno ha sabido dotar a su equipo de esa garra que le caracteriza desde la banqueta, si no que se lo pregunten a De Blasis cuando fue expulsado por roja directa en el choque ante el Alavés y recibió una sonada reprimenda de un Mendi muy querido a orillas del Pisuerga.


Porque a nadie se le olvida esa temporada 2006-2007 en la que devolvió al equipo a la Primera División del fútbol español consiguiendo el ascenso a falta de ocho jornadas para la finalización del campeonato y marcando un nuevo récord con esos 88 puntos, con un equipo caracterizado por la lucha y la brega con Álvaro Rubio como director de orquesta. Un auténtico equipazo, como el de ahora.


Mendilibar y Rubi. Fotografía: LFP.


El recuerdo reciente de Pablo Hervías


Además de Mendilibar, y por ser el que más reciente está, la afición se acuerda mucho de un Pablo Hervías que quería jugar una temporada más en la capital del Pisuerga tras el ascenso logrado el año pasado pero al que la directiva del conjunto vasco no dejó escapar, principalmente para no reforzar a un rival directo como el Pucela.


El extremo ha disputado, en lo que llevamos de temporada, tres partidos, solo uno completo ante el Sevilla en el que dio la asistencia para el gol de su equipo y unos minutos más ante Leganés  y Getafe pero no es el futbolista que enamoró a Zorrilla, sobre todo, desde la llegada de Sergio.


Los goles de falta ante Osasuna y, sobre todo, ante el Sporting de Gijón en las semifinales del Playoff aún son recordados por la parroquia pucelana porque valieron una parte importante del ascenso. Seguro que el de Logroño se lleva una buena ovación el sábado.


Pablo Hervías.


Joan Jordán, Rubén Peña y Pedro  León, también con pasado blanquivioleta


Otros tres jugadores que regresan a la que fue su casa son Jordán y Rubén Peña, con permiso de un Pedro León que continúa lesionado y que no es bien recibido en la capital del Pisuerga tras su fichaje por el Getafe.


Jordán se ha hecho un hueco en el once tipo de Mendilibar, como mediapunta, por esa visión de juego que atesora y por ese potente disparo capaz de fabricar golazos como el del pasado domingo ante el Alavés. Rubén Peña ha hecho lo propio en el lateral diestro a base de lucha y esfuerzo.


El Eibar se plantará en Valladolid con muchas caras conocidas y con jugadores que han desfilado por el cuadro blanquivioleta. Zorrilla aguarda muchos aplausos pero, no nos olvidemos, quiere la victoria de su equipo.


Jordán. Fotografía: LFP.