Amenaza al grito de "¡te rajo!" por mirar a su novia

Amenaza al grito de "¡te rajo!" por mirar a su novia

|

Agentes de la Policía Nacional de Burgos han detenido a un joven de 21 años, E.A.T.L, en la plaza de Las Bernardas por amenazar con un cuchillo a otro por un asunto de celos, según informaron fuentes policiales.


Los hechos ocurrieron en la madrugada de la festividad de Los Santos en la Plaza de Las Bernardas, donde dos personas se habían peleado por un tema de celos.


Según el testimonio de la víctima, durante toda la noche el detenido parece que le estuvo hostigando para pelearse con él, ya que decía que no mirase a su novia.


Así, aprovechando el momento en que el perjudicado salió fuera de un establecimiento para fumar un cigarro, el sujeto le agarró por el brazo y comenzó a lanzarle varios puñetazos.


Fue entonces cuando el a la postre detenido sacó de entre su ropas un cuchillo jamonero haciendo ademanes de apuñalarle, a la vez que le decía expresiones del tipo "¡te mato!", "!te rajo!, si bien la víctima logró zafarse del agresor y refugiarse en el interior de un pub hasta la llegada de las dotaciones policiales.


Los agentes observaron cómo el presunto agresor, cuando iba a ser identificado, se abrazó a su novia e intentó al mismo tiempo pasarle el cuchillo que portaba.


Sin embargo, los policías procedieron en la vía pública a la detención del presunto agresor por un delito de amenazas graves, interviniéndole el cuchillo que portaba, amén de instruirle la correspondiente sanción administrativa por el porte de arma blanca.


Más de 240 actas por armas 


En lo que va de año 2018, la Comisaría de Burgos ha propuesto para sanción 240 actas por intervención de armas, siendo remitidas a la Subdelegación del Gobierno para su correspondiente tramitación.


Enmarcado en los operativos policiales que se realizan en las zonas de ocio para prevenir los delitos y garantizar la seguridad ciudadana, se han llegado a intervenir en diferentes ocasiones cuchillos, una defensa extensible, un hacha, una pistola taser, una katana y tarjeta-navaja.


Es significativo que las personas que portan este tipo de armas en las zonas de ocio seguramente no las pretenden utilizar con buenas intenciones.