La roca que casi causa una desgracia

La roca que casi causa una desgracia

|

Agentes del Grupo de Rescate de la Guardia Civil han auxiliado a dos escaladores que resultaron heridos al ser alcanzados por una roca que se desprendió mientras avanzaban por una de las vías de escalada de Torre del Villarejo, en el municipio abulense Villarejo del Valle.


Según los datos del Servicio de Emergencias 1-1-2 recogidos por Europa Press, el suceso se ha producido sobre las 12.40 horas de este sábado, cuando una llamada solicita asistencia médica para dos escaladores ya que uno de ellos tiene una herida sangrante en la pierna y el otro ha sufrido un golpe en el hombro al desprenderse una roca en la vía de escalada 'Pólvora en los dedos' en la Torre de Villarejo.


Asimismo, en la llamada se informa al 1-1-2 que están intentando descender con los dos escaladores heridos hasta la base de la vía para aguardar la llegada de los servicios de emergencias, que no podrán acceder con vehículos por tierra hasta el citado lugar.


Por ello, se da salida al helicóptero de salvamento, que parte hacia la zona con un equipo de Protección Civil a bordo, y ya en la Torre de Villarejo, el equipo de rescate localiza a los accidentados en la base de la vía, hasta donde descienden los rescatadores mediante grúa desde el helicóptero.


Una vez en tierra, el equipo de rescate presta asistencia al primero de los escaladores, un varón de 29 años a quien se le aplica un vendaje compresivo y se le coloca una férula en la pierna herida, que presenta un sangrado abundante, mientras que al segundo herido, una mujer de 26 años, se le practica una cura básica en el hombro herido.


Posteriormente, y mediante camilla, se iza al primero de los escaladores al helicóptero de Protección Civil, que una vez con él a bordo, vuela hasta Arenas de San Pedro para ser recogido por una ambulancia de soporte vital básico de Emergencias Sanitarias - Sacyl, que lo traslada más tarde al Hospital 'Nuestra Señora de Prado' de Talavera de la Reina (Toledo).


Por su parte, la Policía Local de Arenas de San Pedro envía una patrulla para asegurar la zona de aterrizaje de la aeronave. La mujer herida decide, tras ser atendida, continuar con la actividad.