El colista incendia el Helmántico

El colista incendia el Helmántico

|

Cuando parecía que el Salamanca UDS no podía caer más bajo, derrota contra el colista. Dolorosa, además. El Rápido de Bouzas no había conseguido perforar la meta rival en ninguna ocasión en toda la temporada y lo hizo por primera vez para secar a un Salamanca que no ha encontrado respuestas sobre el terreno de juego en todo el partido (0-1). Un gol de Pablo Antás al filo del descanso bastó a los gallegos para llevarse los tres puntos. La grada reaccionó con furia contra los jugadores. Ya no queda nadie más que no sea nuevo.


Las urgencias apremiaban a un Salamanca que salió algo despistado al césped del coliseo charro. De hecho, el Rápido se hizo con el balón, aunque no supo encontrar profundidad en los primeros compases. Quien sí lo hizo, porque la tiene y mucha, fue Owusu ganando la espalda en el minuto 5 a la defensa gallega y finalizando con un vaselina con más intención que acierto. Los problemas para Calderón llegaron pronto, y en forma de lesión. La que sufrió Vivi en el minuto 9 y por la que tuvo que dejar su puesto en el centro del campo a Junior.


Con la reestructuración en la media, el Salamanca trató de adueñarse del partido. No lo logró del todo. En el minuto 12 recibió un serio aviso por parte del cuadro gallego. Sotres se la comió en un saque de esquina y a punto estuvo de encontrar portería Youssef de cabeza en el segundo palo. El Salamanca tardó unos minutos en reaccionar, pero al fin lo hizo con una doble ocasión que despertó a la grada. En el 20', Fer Ruiz apareció ganando la espalda a los centrales gallegos por la parte derecha del área grande y finalizó alto de volea. Al siguiente minuto, Pablo González remató solo en la frontal del área pequeña un gran centro desde la parte izquierda, pero el balón se le fue muy alto.



El Rápido de Bouzas volvió a tomarle el pulso al partido gracias a una buena acción de Diego Diz que buscó el gol desde fuera del área con el interior de su pierna derecha. Lo que encontró fueron los guantes de Sotres. El último tramo de la primera parte estuvo marcado por el dominio visitante. En el 42', Carlos Pereira puso un buen balón al segundo palo que remató fuera, por poco, Antas. Fue el preludio del gol. Antes, Calero hizo una gran jugada a banda cambiada y puso un centro al corazón del área pequeña que remató desviado Fer Ruiz. Estaba solo. Lo pagaría caro el equipo. En la siguiente acción, el lateral diestro del Salamanca se durmió en la porfía con Youssef en línea de fondo y su pase de la muerte lo remató Antas en el segundo palo. Catástrofe.


Era el primer gol que conseguía el Rápido de Bouzas en toda la temporada. El colista estaba sacando los colores al Salamanca en su estadio. Tras el paso por vestuarios, el panorama no mejoró en demasía. Sin ocasiones durante el primer cuarto de hora. En el 61', Calderón introdujo el primer cambio del partido. Dio entrada a Héctor Gómez y retiró a Fer Ruiz, poco afortunado en su participación. El cambio a punto estuvo de dar frutos de inmediato. Héctor recibió en el interior del área y disparó tras girarse, pero su remate, mordido, cayó a las manos de Brais.


El Salamanca mejoró en ese tramo de partido, más apretado por la urgencia que acertado en el juego. Aún así, combinó bien en el 68' para encontrar a Pablo González en el área. Su remate tras giro lo detuvo Brais de nuevo. Desmelenado el Salamanca cazó una contra tras un buen robo en salida de balón. Bien conducida por Owusu, el gahnés abrió a Manu Molina y el remate del volante se marchó muy alto. Fue un momento de arrebato del cuadro local, avergonzado por el panorama, que no se prolongó en el tiempo. Sonido de viento desde la grada que empezaba a perder la paciencia.


Todavía pudo hacer aún más daño el Rápido de Bouzas, que traía a cero su casillero de goles a favor, pero que hizo cosquillas a la defensa del Salamanca con asiduidad. En el 68', un jugadón de Javi Sánchez a punto estuvo de servir a Youssuf para hacer el segundo. Su remate, con Sotres ya vencido, tropezó en Armando y se marchó a córner. Calderón metió a José García por Pablo González. Los pitos se incrementaban, algunos, con nombres y apellidos, como los que se llevó Manu Molina.


Los últimos estertores del Salamanca llegaron en forma de remate de cabeza de Armando en el 85' a la salida de un córner y de tímido centro de José García en el descuento que no acertó a rematar Owusu. Tras el pitido final del árbitro, la grada puso su mira en los jugadores. La racha asciende a cuatro derrotas y un empate en los últimos cinco partidos y han salido del club el entrenador, el director general y el presidente. La consecuencia es clara. “Jugadores, mercenarios” y “esta camiseta no os la merecéis” fueron algunos de los cánticos con los que despidieron al equipo.