Un último y emotivo recuerdo a "la Eli"

Un último y emotivo recuerdo a "la Eli"

|

Más de cien personas se manifestaron en la noche del viernes por el centro de Valladolid para rendir homenaje a Eli, que falleció el pasado 22 de septiembre tras recibir una brutal agresión cerca de Vallsur el pasado 12 de agosto y para pedir el respeto de los derechos del colectivo LGTB+


Un último y emotivo homenaje a "la Eli", en el que estuvieron diferentes Asociaciones, entre ellas Fundación Triángulo, y en el que se leyó el siguiente manifiesto:


"Manifiesto de Concentración por el asesinato de Javier, la Ely.


En primer lugar, os queremos agradecer vuestra presencia aquí hoy para manifestar todo nuestro rechazo a la violencia.
Hoy salimos a la calle para expresar nuestro absoluto rechazo, preocupación e indignación frente a toda violencia contra las personas LGBT+.
Hoy es un día de duelo, de apoyo y de solidaridad con Javier, con su familia, amigos y amigas.
Hoy, es un día para recordar que en nuestra sociedad las personas LGTB+, tanto las pequeñas como las grandes, siguen sufriendo múltiples violencias. Violencias que duelen y desgastan a diario, y violencias que matan.
Agradecemos especialmente a Mercedes, la hermana mayor de Javier, su presencia aquí hoy y nos gustaría transmitirle, a ella y a su familia, que en estos momentos de dolor y de pérdida, estamos con ella.


(TEXTO PARA MERCEDES, HERMANA DE ELY)
Buenas tardes. Gracias por estar aquí.
Javier no es un titular de un periódico, no es un símbolo, no es un héroe. Javier era una persona, siempre fue mi hermano pequeño, el más alegre de la familia, el extravagante. Javi y yo siempre fuimos cómplices. Recuerdo la furgoneta en la que se cambiaba para entrar en Campus con la ropa que a él le gustaba, ropa llamativa. Muchos años después, cuando mi marido murió, Javi era quien me obligaba a salir para que superase su pérdida y no me deprimiera.
Javi cuidaba de sus sobrinos y sobrinas como si fueran sus hijos, se preocupaba por sus amigos y sus compañías, se preocupaba de que no tomaran drogas… Cuando Javi estaba cerca, yo sabía que podía estar tranquila.
Muchos años después siento que nosotros no hemos sabido hacer lo mismo por él. No hemos sabido protegerle de la violencia y una noche, en las calles de Valladolid, le atacaron. Estuvo varias semanas debatiéndose entre la vida y la muerte, y al final Javi, tan vital, siempre alegre y con tantas ganas de vivir, no pudo superar las heridas y murió.
Hoy me gustaría recordarle y manifestar nuestro agradecimiento por todas las muestras de cariño que nos habéis hecho llegar y expresar mi deseo de que se ponga fin a la violencia.
Gracias.


Javier o Ely, como la conocimos muchos en Valladolid, es una representación viva de la diversidad en esta ciudad. Cuando esta era una ciudad armarizada y rancia, en la que la mayoría pensaba que no era posible mostrarse tal como somos, Ely dio un ejemplo de libertad, rebeldía y desenfado, desafiando la pacatería local y abriendo camino a mucha gente. Solo por eso ya le debemos un agradecimiento.
Nos parece inconcebible que la primera reacción de los medios de comunicación no fuera de absoluto rechazo a la violencia, de condena y de solidaridad con Javier y con su familia.
Por el contrario, asistimos atónitos a una guerra mediática y en redes por catalogar y etiquetar a Ely en diversas clasificaciones (hombre gay, travestido, mujer trans, transgénero…), como si al parecer esto fuera relevante a la hora de manifestar solidaridad y rechazo a la violencia que ha sufrido. Ely se resistió en vida a toda clasificación. Se presentaba lo mismo vestida según lo que la sociedad considera que es hombre, que de mujer o de manera indefinida, y realmente daba igual.
Respondía lo mismo a su nombre, Javier, que al apelativo de Ely y atendía lo mismo a llamados en masculino que en femenino. Mucho antes de que se extendieran las etiquetas de no binario o de género fluido, él practicaba una libertad fuera de todo encaje y etiquetado. ¿Por qué esta obsesión de etiquetar en la muerte a quien no se dejó etiquetar en vida?
Queremos dejar claro, sin embargo, la falta de sensibilidad, información y respeto con el que algunos medios han tratado la noticia de su brutal agresión y posterior muerte. Apelamos a que de una vez los medios utilicen un lenguaje inclusivo y respetuoso.
Pero ante todo queremos manifestar que NADIE merece una agresión tan brutal y con semejante ensañamiento como la que ha terminado por matar a Ely. Ante la multiplicación de justificaciones con la que algunas personas pretenden calmar sus conciencias es necesario que recordemos que ninguna circunstancia niega a Ely la condición de víctima injustificada de una agresión brutal, ni el hecho de que fue rematada en condiciones de indefensión.
Queremos igualmente llamar la atención sobre una sociedad que es capaz de generar un grado tan brutal de violencia incluso en un joven menor de edad. Algo falla en nuestra educación y convivencia. La fobia a la diversidad mata.
Lo que nos reúne hoy es un rechazo unánime a la violencia, a todas las violencias contra las personas LGBT+. Nos reúne la unidad para luchar efectivamente contra esa violencia, para transformarla en respeto y convivencia.
Queremos exigir a las autoridades que acaben con esta violencia, diaria y continua de la que son objeto las personas que expresan su identidad de género o su orientación sexual no normativa abiertamente. Y para ello pedimos:
• Que se mejore el marco normativo de Castilla y León con la aprobación urgente de una Ley de Igualdad LGBT+, y su aplicación efectiva.
• Que se apliquen medidas educativas para promover el respeto a la diversidad en los centros educativos, en todos los niveles y grados y que se dote de los presupuestos necesarios.
• Que se exija a los medios de comunicación respeto a la dignidad de las personas en el tratamiento de las noticias, mediante formación al respecto y un manual de buenas prácticas.
• Que las autoridades policiales y judiciales agoten toda vía de investigación para el total esclarecimiento de los hechos.


Queremos justicia para la víctima, para su familia y para toda la sociedad.
A los familiares y amigos de Ely, solo nos queda transmitirles nuestro cariño y apoyo".