No hay 'caso Aceinsa': El juzgado desestima las denuncias de Ganemos

No hay 'caso Aceinsa': El juzgado desestima las denuncias de Ganemos

|

El Juzgado de Instrucción número 11 de Salamanca ha dictado un auto acordando el sobreseimiento y consecuente archivo de las diligencias abiertas a raíz de las denuncias presentadas por los concejales de Ganemos por la prórroga del contrato de mantenimiento de la señalización en las vías públicas de la ciudad, y el retraso en la licitación del mismo, y por la adjudicación realizada en su día del contrato de mantenimiento de alumbrado público.


Así lo ha hecho público este miércoles el portavoz del equipo de Gobierno, Fernando Rodríguez, quien ha asegura que el auto está fundamentado en la práctica de abundante prueba documental y testifical, aunque no con declaraciones de los denunciados, y resuelve que en los hechos investigados no se aprecian indicios de que se cometieran los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos denunciados por los concejales de Ganemos.


Respecto al contrato de señalización, el portavoz municipal ha manifestado que no existe delito de prevaricación ni en la prórroga del contrato ni en el retraso de la nueva licitación. En este sentido, ha explicado que el juzgado señala que la aprobación de la base de ejecución del presupuesto, que amparaba la prórroga del contrato, tenía su fundamento en el caso de no haberse renovado a tiempo la contratación de un servicio que fuera necesario mantener. Como los servicios del contrato de señalización eran necesarios y no se había realizado una nueva contratación, no había otra posibilidad real de solventar la situación que prorrogar el contrato existente.


Del mismo modo, según ha añadido Fernando Rodríguez, el Juzgado afirma que puede criticarse el retraso en la tramitación del nuevo expediente de contratación, pero que no existen indicios de que desde el Ayuntamiento se intentara con ello dar un trato de favor a una empresa concreta, como lo acredita que no hubiera un comportamiento pasivo en la tramitación de la nueva contratación, que existieran otros contratos en el consistorio con empresas distintas en la misma situación, y que, además sea ello un problema común en las administraciones locales.


Fernando Rodríguez ha subrayado que tampoco existe delito de malversación de caudales públicos. “El juzgado entiende que difícilmente puede sostenerse que haya existido este delito cuando el Tribunal de Cuentas ya señaló en mayo de 2017, al archivar una denuncia por los mismos hechos realizada por los concejales de Ganemos, que no apreció hechos que pudieran determinar la exigencia de responsabilidad contable frente a persona alguna del Ayuntamiento de Salamanca”.


En cuanto a la adjudicación del alumbrado público, el portavoz municipal ha afirmado que no existe tampoco delito de prevaricación, pues el juzgado entiende que admitir como justificada la baja de la empresa que resultó adjudicataria fue una cuestión compleja que motivó informes y resoluciones contradictorios, pero también todos ellos con una fundamentación aceptable y razonable, todo lo cual excluye de pleno la posible existencia de un delito de prevaricación.


Asimismo, tampoco aprecia la existencia de un delito de malversación de caudales públicos por el hecho de que una sentencia judicial condene al Ayuntamiento a indemnizar a otra empresa. Señala el juzgado que la postura de la acusación llevaría a que en cada ocasión que una administración fuera condenada a indemnizar por estimarse un recurso contencioso-administrativo ello entrañaría un delito de malversación, “lo que evidentemente no es de recibo”.


Dimisión de los cuatro concejales de Ganemos


Tras explicar las razones por las que han quedado archivadas las denuncias de Ganemos Salamanca contra el equipo de Gobierno del Partido Popular y las personas responsables en la tramitación de estos contratos, Fernando Rodríguez ha concluido que la consecuencia política lógica debe ser la dimisión en bloque de los cuatro concejales de la “formación satélite de Podemos”. “Esto significa un varapalo a la campaña de acoso y derribo que han emprendido contra personas con nombres y apellidos de este Gobierno”.


En este sentido, Rodríguez ha asegurado que “Ganemos lo único que pretende es arrastrar hasta la ciénaga más infecta el debate político en la ciudad con calumnias y difamaciones. Armas propias de los totalitarismos comunistas que están en su esencia política”. A estas calificaciones, el tercer teniente de alcalde ha sumado que en este proceso, los concejales de Ganemos han tratado de coaccionar a funcionarios públicos del Ayuntamiento de Salamanca.


“¿Cuáles son las consecuencias para quien denuncia constantemente y solo recibe varapalos judiciales?”, se ha preguntado. En su opinión, debe ser la dimisión. Además, ha respondido a la formación granate que ha comparecido para esgrimir un defecto de forma en el sobreseimiento de la causa. “El juez dedica un pequeño párrafo al tema procesar y es para dar un toque al abogado de la acusación. Lo único que han querido es alargar el tema lo máximo posible porque el único objetivo de Podemos es la cabeza del alcalde que, como todo el mundo sabe, será el candidato del Partido Popular a la Junta”, ha concluido.