Las cosas de toro...

Las cosas de toro...

|

Este gaditano arrojado y valiente ha visto reconocida su entrega y lucha de muchos años en esta temporada de 2018 merced a sus firmes y destacadas actuaciones en cosos tan importantes como Pamplona y Bilbao, pero sobre todo Madrid a raíz de su actuación en la corrida de Saltillo con motivo de la feria de San Isidro.


Tras permanecer en el anonimato y apenas sin torear en España Octavio Chacón tuvo que emigrar a Perú en el 2009. Tras su regreso es en Francia donde obtiene triunfos importantes en plazas de carácter torista. Esta temporada, antes de hacer el paseíllo en San Isidro, tenía firmadas dos corridas de toros. Y tras su éxito ha sido reconocido como torero del gusto de Madrid, corroborado en su última actuación del pasado domingo donde cortó una oreja a un ejemplar de Fuente Ymbro. Es, sin duda, el torero revelación del año.


Pero volvamos años atrás cuando el diestro de Prado del Rey estaba ayuno de corridas y buscó ayuda en Valladolid de la mano de José Luis Cantalapiedra. Este hostelero vallisoletano, (Rte. Bar Mi casa) hecho a sí mismo, hizo probaturas en el mundo del apoderamiento llevando a Mario Campillo sin éxito.


Tras varias viajes por tierras gaditanas contactó con Cristóbal Sierra, avezado taurino, quién le recomendó apoderar a Octavio Chacón. Hubo apretón de manos y recuerdo vagamente que en esa época vivió un tiempo en la casa del hostelero ofreciéndole todo su apoyo, ya que Cantalapiedra vio en el torero un proyecto de futuro.


Fotografía: Muriel Feiner.


Incluso Cantalapiedra organizó algún festejo en Arcos de la Frontera donde compartió cartel con Padilla, amén de organizarle tentaderos en el campo charro y andaluz. Y recuerdo también las visitas que hacía como asesor el que fuera matador de toros de El Puerto José Luis Galloso, junto con el citado Sierra. Gastos y gastos del apoderado que no encontró respuesta positiva ya que los contratos no llegaban y el torero no despegaba.


Recuerdo perfectamente una noche de septiembre de 2010 cuando Cantalapiedra le pidió a Manuel Martínez Erice que lo pusiera en Madrid para la confirmación. A lo que el empresario y apoderado dijo que lo miraría. Era la época dorada de la familia Choperita cuando gerenciaban el coso venteño, entre otros.


Y el sueño se cumplió, aunque dos años más tarde cuando Cantalapiedra y Chacón habían decidido seguir por caminos distintos. El hostelero dejó la actividad taurina y el gaditano seguía ayuno de corridas. Ocurrió un 19 de agosto de 2012 y me ofrecí, a mi amigo José Luis, para invitarlo al callejón. En aquella época uno era gerente del portal Burladero.com y no fue difícil hacerme con dos pases de callejón.


Mi amigo Jóse estaba exultante, ya que por vez primera visitaba el callejón de Las Ventas. Y mucha más fue la emoción cuando nos desplazamos al patio de cuadrillas para saludar y abrazar a Octavio Chacón que, aunque serio por la responsabilidad de la tarde, se mostró muy complacido con la visita de su antiguo apoderado.


No pasó nada, como dicen los taurinos. Sergio Aguilar y Gabriel Picazo completaron el cartel de la confirmación del gaditano con toros de José Luis Pereda-La Dehesilla. Por cierto que compartimos burladero con el ganadero onubense; todo un señor. Y Chacón vuelta a empezar.


Ahora es otra historia y el vuelo que ha levantado el diestro de Prado del Rey es para llevarle lejos porque cualidades tiene y las ha demostrado. Su carrera será imparable. Por ello sería de agradecidos que se diese una vuelta por Valladolid para visitar al que le tendió la mano cuando estaba tieso y darle un fuerte abrazo.


Seguro que José Luis Cantalapiedra, que atraviesa un mal momento físico y se recupera favorablemente, le diría: “hombre, Octavio, tú por aquí. Me alegro de verte”.


Las cosas del toro…