El faro del Real Valladolid tiene acento catalán

El faro del Real Valladolid tiene acento catalán

|

Rubén Alcaraz Jiménez. Es sin duda el hombre de las últimas horas si hablamos de la actualidad de un Real Valladolid que vuela y que acumula tres victorias consecutivas en la máxima categoría del fútbol español. Hay que ver cómo es el fútbol. Antes de la llegada de Sergio se pasaba canutas para encadenar dos triunfos seguidos y ahora… pues eso, que la vida ha cambiado para el Pucela.


Volviendo al 14 de la escuadra que preside Ronaldo, el efecto del centrocampista en el juego del cuadro pucelano está siendo enormemente positivo. A sus 27 primaveras, Alcaraz parece que está en su mejor momento futbolístico y hace, en lo que a construcción se refiere, y deshace, si hablamos de destruir, a su antojo.


Una temporada de ensueño en Almería


Pichichi y máximo recuperador. Parecen dos cosas radicalmente opuestas pero es algo que consiguió el bueno de Rubén Alcaraz el pasado año con el Almería en la Segunda División del fútbol español. Sus nueve goles fueron claves para que el conjunto andaluz consiguiera salvarse en la última jornada liguera.


Con 355 robos de balón, el catalán consiguió llevarse el premio a mejor bregador por delante de auténticos ‘stoppers’ como Eguaras, con 322, o Álex Bergantiños, en 41 jornadas disputadas, siendo un auténtico puntal en el sistema de juego rojiblanco, ya no solo en la faceta defensiva, sino en la ofensiva.


Cedido por el Girona, el 14 del Pucela dejó un grato recuerdo por tierras almerienses y a su marcha, a través de las redes sociales, aseguró: "Me habéis hecho crecer como jugador y más como persona. Ha sido un honor defender esta camiseta y este escudo. Estoy convencido de que no es un adiós, sino un hasta luego”, antes de llegar a la capital del Pisuerga.



Una dupla perfecta con Míchel


Alcaraz ha disputado los 90 minutos de todos los partidos ligueros en estas primeras ocho jornadas de campeonato salvo en el choque ante el Alavés, en Zorrilla, en el que no jugó ni uno solo quedándose en la banqueta en esa derrota ante el cuadro vitoriano con el gol final de Ibai Gómez.


Tras este choque parece que Sergio encontró su doble pivote mágico. Ese Alcaraz-Míchel que todo aficionado del Real Valladolid empieza a recitar de memoria. Y es que con el catalán y el valenciano en la medular, el conjunto blanquivioleta ha sumado 10 de los últimos 12 puntos en juego.


Ambos jugadores parecen entenderse a la perfección y lo mejor es que no son dos futbolistas polivalentes de esos que aportan, y mucho, en la creación y en la destrucción, de esos que tienen de todo y forman una dupla perfecta.



El inicio soñado


Estoy encantado con el comienzo de Liga que llevo y que llevamos. Creo que el equipo está a un buen nivel, que estamos en una buena dinámica y lo demostramos”, afirmaba el de Barcelona este lunes ante los medios de comunicación, valorando la victoria ante el Huesca antes del parón.


El inicio de Alcaraz va en consonancia con el del equipo. Muchos eran los agoreros que tras la derrota inmerecida ante el Barça y el jarro de agua fría ante el Alavés, ya buscaban cabezas de turco y se jactaban en las redes augurando un primerizo descenso del conjunto blanquivioleta.


La Primera División es dura y larga, pero el equipo de Sergio está demostrando galones y está dando una alegría a sus aficionados. Gran parte de la culpa la tiene el buen hacer de Alcaraz, el faro de este equipo que tiene acento catalán.