La Biodiversidad Biológica se vive con Aquona

La Biodiversidad Biológica se vive con Aquona

|

El 22 de Mayo se celebra el Día Mundial de la Biodiversidad Biológica, una fecha que Aquona celebra con el primer aniversario de la puesta en marcha del programa de voluntariado ambiental BiObserva. Más de un año después, las 44 personas que participan en BiObserva han avistado cerca de 60 especies distintas de aves en las más de 2.400 observaciones realizadas.


BiObserva es una iniciativa de Voluntariado Ambiental de Aquona, en la que los trabajadores son los encargados de observar y registrar la fauna, -en concreto las aves-, desde sus instalaciones. El objetivo es conseguir una mayor motivación de los trabajadores mediante el conocimiento de las aves, hacer un seguimiento de las aves de las instalaciones y utilizar estos datos para realizar actuaciones de naturalización de las mismas, y contribuir con los datos a la ciencia y a la mejora del conocimiento de la biodiversidad, cediendo estos datos a bases de información que sirvan para estudios externos.


Los datos, que se incorporan a las bases de datos de ciencia ciudadana, se utilizan para analizar las tendencias poblacionales de las aves europeas, para conocer su comportamiento migratorio en relación con el cambio climático, por ejemplo, y otros muchos aspectos de interés que después pueden ser aplicados a su conservación y mejora del medio ambiente en general.


BiObserva es también accesible desde Internet en www.biobserva.com. Los usuarios que participan en el proyecto deben validarse para poder introducir datos, pero el público en general puede también consultar la información de especies de aves que se han registrado en el sistema. De este modo, BiObserva actúa también como un elemento para la difusión de la ciencia ciudadana en ornitología y, además, de sus aplicaciones en el entorno corporativo.


De este modo, una vez más, Aquona muestra cómo su compromiso medioambiental se traduce en acciones concretas que contribuyen a la mejora ambiental global y local, al convertirse las instalaciones de Aquona en puntos de monitorización de aves.