El Salmantino reacciona a tiempo y llegará vivo a La Puebla

El Salmantino reacciona a tiempo y llegará vivo a La Puebla

|

El Salmantino UDS tiró de épica para llegar con vida al Nou Camp de Sa Pobla gracias los tantos de Galván, de penalti, y de Ortiz, de cabeza. Antes, habían marcado Jaime Hernández, de libre directo, y Damián, a la salida de un córner (2-2). El partido tuvo de todo durante una soleada mañana en el estadio Helmántico para la primera eliminatoria de playoff de ascenso a la Segunda División B. Cita de vital importancia que propició un buen aspecto en la tribuna y el fondo, aunque los altos precios impidieron mejorar la entrada al coliseo charro. Aún así, el Poblense salió sin dejarse intimidar por el escenario e impuso el ritmo en los primeros minutos del duelo.


Sin embargo, la primera ocasión fue para el Salmantino. Mansour puso un balón en profundidad a Garban que templó el cuero al punto de penalti donde a punto estuvo de rematar Murci. Dos minutos después, Amaro cayó a banda para poner un buen centro que remató de volea Caramelo en el segundo palo. Muy desviado. En los cinco minutos siguientes, el Salmantino intimidó con cuatro remates lejanos que acogotaron a la defensa mallorquina. El primero de Chiapas, el segundo de Amaro, el tercero, que fue el mejor, de Caramelo en el 17' tras recortar al defensor y buscar las cosquillas junto al palo derecho a Macià. Buena respuesta del arquero visitante. Quedaría uno más de Amaro, el mejor del Salmantino en la mañana. Después, Murci botó una falta cerca de la frontal del área grande que se fue a las nubes. Hasta ahí llegó el Salmantino.


Cuando mejor estaban los locales, el Poblense acertó con la diana. Mansour cometió una innecesaria falta en la frontal del área y Jaime Hernández, con exquisito golpeo de diestra, adelantó a los mallorquines poniendo el cuero abajo, junto al palo derecho de Rodri, donde duelen los riñones. El Salmantino trató de reaccionar a través de Amaro, el de siempre. El corajudo medio charro controló un balón en la frontal y remató en escorzo por encima de la portería de Macià. Después, otro jarro de agua fría a punto de encarar el túnel de vestuarios. Mansour controló mal un sencillo balón en salida comprometiendo a Rodri que se vio apurado con Aitor Pons. En el tiro de esquina, muy buen puesto por Jaime Hernández, Damián ganó por arriba a toda la defensa y colocó el segundo.



No tardó en reaccionar Pablo Cortés. Martín Galván se quedó calentando en descanso y en el 47' sustituyó a Miguel Ángel. El míster charro retrasó a Amaro y dejó al mexicano suelto por delante. Sonaron las trompetas. El Salmantino volcó el campo hacia la portería de Macià y fue acumulando llegadas. Sin embargo, no fueron capaces de concretar ningún remate nítido. En varias ocasiones, Amaro y Caramelo ganaron la línea de fondo, pero no fueron capaces de encontrar a Murci, desdibujado durante todo el choque por falta de abastecimiento.


Además, el Poblense tenía claro su plan y supo conservar el balón. El equipo balear exhibió un gran juego de posición esta mañana en el Helmántico, aunque no acertó a liquidar la eliminatoria. Los minutos caían como una losa sobre el ánimo de la afición local. Y cuando menos parecía que el Salmantino podía meterse, el partido cambió. En el minuto 79, Martín Galván fue a presionar una cesión al portero, recibió el impacto del balón, chocó con el Macià, y el colegiado decretó penalti. Además, le expulsó, ya que se había ganado la primera tarjeta por perder tiempo. Anotó Galván y el escenario cambió.


A los dos minutos, el portero suplente, Santi, que había entrado por Jaime Hernández, exhibió su talento volando al palo derecho para evitar el gol de Mansour. El central había rematado un buen centro desde la derecha. En el 82', se igualaron las fuerzas tras la expulsión de Caramelo por doble amarilla tras falta en el centro del campo. Un minuto más tarde, el Salmantino se quedó en inferioridad numérica por lesión de Martín Galván. El '14' notó un pinchazo y no quiso volver. Volvería. En el 87' llegó el delirio al fondo sur. Ortiz cabeceó a la red un medido centro de Coque. El Salmantino igualaba un duelo que había tenido perdido. Entonces, el banquillo local ordenó la entrada de Galván, que pidió permiso al árbitro para volver a ingresar en el terreno de juego, y se tiró en el circulo central para perder tiempo. Artimaña más que discutible, pero legítima. El partido agonizó con más tensión que juego y la eliminatoria viajará viva a las islas.