Constituido el protocolo para controlar las colonias felinas en León

Constituido el protocolo para controlar las colonias felinas en León

|

León ha constituido el grupo de trabajo del Protocolo para el Control de Colonias Felinas, para la puesta en marcha y coordinación de los transversales que hay que realizar para su ejecución, cuya primera reunión se ha celebrado este sábado.


En esta primera reunión han participado los concejales de Comercio, Consumo y Fiestas, Pedro Llamas; de Juventud, Participación Ciudadana e Igualdad, Marta Mejías; los técnicos veterinarios de Salubridad Pública, agentes de la Patrulla Verde de la Policía Local de León, un representante de las asociaciones vecinales, representantes de la Universidad de León, del Colegio Oficial de Veterinarios de León y de la Asociación Leonesa de Clínicas Veterinarias de León, así como representantes de la Asociación Protectora de animales ARGOS-LEÓN, MasQueperros y la Asociación de Animales y Plantas de León.


La constitución de este grupo de trabajo ha servicio para sentar las bases de la coordinación de todas la acciones a desarrollar para controlar las colonias e gastos en el municipio. La ciudad de León cuenta actualmente con unas 45 colonias de gatos y más de 500 ejemplares, que habitualmente son alimentados por vecinos y ciudadanos que de forma voluntaria y altruista hacen la función de cuidadores.


Los gatos urbanos o callejeros son animales que han regresado a un cierto grado de estado salvaje y provienen de hogares de donde se han perdido o han sido abandonados, aprendiendo a vivir al aire libre o en inmuebles y solares sin habitar. Habitualmente, viven juntos formando un grupo en un determinado lugar que les ofrece suficiente comida y protección. Forman lo que denominamos colonias de gatos urbanas.


El control de las colonias felinas permitirá reducir o eliminar los problemas de convivencia e insalubridad que habitualmente surgen asociados a la presencia de gatos y colonias de gatos urbanos no controlados y estabilizar e incluso ir reduciendo de forma natural el número de animales integrantes de la colonia. Asimismo, promueve e impulsa la participación ciudadana, de asociaciones colaboradoras sin ánimo de lucro, asociaciones vecinales, instituciones públicas y privadas, lo cual se considera imprescindible para que los resultados de la puesta en marcha y funcionamiento de este protocolo, sea positivo.


La finalidad de esta iniciativa no es sólo mejorar la calidad de vida de los gatos urbanos, procurándoles una adecuada alimentación y control sanitario, sino también generar beneficios por una adecuada integración de los gatos urbanos en la ciudad, contribuyendo a su socialización, convivencia y control del tamaño de sus colonias mediante su esterilización.