“Ganemos quiere destruir los empleos creados por El Corte Inglés”

“Ganemos quiere destruir los empleos creados por El Corte Inglés”

|

El Grupo Popular en el Ayuntamiento de Salamanca lamenta, “una vez más”, la actitud de Ganemos “al torpedear y poner continuas trabas” a la solución definitiva para El Corte Inglés “haciendo gala de una oposición insensata, que solo plantea sacar rentabilidad política y económica para su beneficio propio, en lugar de velar por el interés general de la ciudadanía”.


En este sentido, los populares recuerdan que la postura de Ganemos sobre esta materia ha ido dirigida a cerrar el centro comercial, como llegó a reconocer la agrupación de electores en un pleno municipal, y a poner en riesgo los puestos de trabajo directos e indirectos que genera la actividad de los grandes almacenes en la ciudad.


El Grupo Popular, además, subraya que el planteamiento de Ganemos para dar solución a este sector urbanístico “es imposible e ilegal y que su único propósito es sacar rentabilidad política y económica al generar ellos mismos un conflicto para después llevarlo a los tribunales. El ‘Caso Risco’, y sus amigos, demuestran la voluntad de crear conflictos y judicializarlos pasando minutas que exceden de los 600.000 euros, lo que es inmoral”.


Asimismo, el Grupo Popular añade que Ganemos miente cuando asegura que la modificación planteada por el equipo de Gobierno supondrá un coste de 14 millones de euros a los ciudadanos, pues en caso de ser adquirido por el Ayuntamiento para destinarlo a proyectos de interés para la ciudad, la valoración del solar sin edificar sería la que fijasen los técnicos municipales.


Una solución que beneficia a la ciudad


Explica el PP que la modificación impulsada por el 3quipo de Gobierno, avalada por los técnicos municipales, permite dar una solución definitiva al sector de El Corte Inglés, garantizar el empleo y dotar de nuevo equipamiento a la ciudad impulsando la mejora del barrio Garrido planteando que se incrementen las dotaciones públicas para que se lleven a cabo proyectos sociales, viviendas para personas mayores y personas con movilidad reducida o proyectos vinculados a la investigación y al desarrollo para que los jóvenes salmantinos puedan desarrollar su proyecto de vida y de futuro en nuestra ciudad.


Asimismo, cabe recordar que la solución aprobada en el pleno del Consistorio el pasado mes de febrero, y apoyada por los grupos Socialista y de Ciudadanos, cumple con la premisa de mantener abierto el centro comercial y garantizar sus más de 800 empleos directos e indirectos, así como todos los equipamientos públicos que ha sumado la ciudad gracias al convenio suscrito entre el Ayuntamiento, Ministerio de Defensa y los grandes almacenes.


Por otro lado, también subrayan los populares que el desarrollo urbanístico realizado “impulsó la modernización y regeneración urbana del barrio de Garrido, sustituyendo un viejo cuartel sin uso por equipamientos públicos de gran valor para la ciudad”. Así, Salamanca sumó la Plaza de la Concordia, de cerca de 9.000 metros cuadrados, y el centro municipal Julián Sánchez El Charro, moderno y accesible y que alberga actualmente una actividad constante y a diario. Además, se puso a disposición de la ciudad una nueva calle, que se denominó Víctimas del Terrorismo, con plazas de aparcamiento en superficie que mejoró la accesibilidad de la zona y se urbanizó la vía Alonso de Ojeda.


A ello se une que el Ayuntamiento tiene en propiedad para el uso y disfrute de todos los salmantinos el campo de fútbol Nemesio Martín, con cerca de 8.000 metros cuadrados y una zona pública, en Tejares, de más de 44 hectáreas.


El Corte Inglés impulsó urbanizaciones e infraestructuras por valor de 10,8 millones de euros, sin coste alguno para las personas de Salamanca, y la ejecución de una inversión de 93 millones de euros en el centro comercial. La construcción de El Corte Inglés potenció, además, la actividad económica con relaciones comerciales con proveedores salmantinos y mantiene actualmente más de 800 empleos directos e indirectos.A estos beneficios se suman más de 3 millones de euros que los grandes almacenes abonaron por licencias y tasas municipales y autonómicas.