El PSOE logra luchar contra la despoblación gracias a la biomasa

El PSOE logra luchar contra la despoblación gracias a la biomasa

|

El secretario de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Lucha contra la Despoblación del PSOE de Salamanca, además de alcalde de Juzbado, Fernando Rubio, acompañado por los alcaldes socialistas de San Martín del Castañar y Robleda, Alfonso Buenaventura y José Luis Varas, han presentado novedosas propuestas y programas que a su juicio son exitosos en la lucha contra la despoblación, pues han logrado resultados positivos en sus respectivos municipios.


Fernando Rubio denunció “la catástrofe de la despoblación” en Salamanca, cuya población ha descendido notablemente en las últimas décadas y es ya similar a la del año 1910 (sobre todo en los pueblos, unos cuarenta sin nacimientos durante la última década) pero “los socialistas estamos para realizar propuestas, trabajando”. Por eso, reclama que el PP no siga eliminando profesores en los pueblos, o centros de salud, “que dejen de desmantelar servicios”.


Así, frente al coste por habitante que anteponen los populares, el PSOE asegura que en los ayuntamientos donde gobierna está logrando luchar contra la despoblación a través de proyectos de conservación del medio ambiente. En San Martín del Castañar, mediante autosuficiencia energética gracias al aprovechamiento forestal de la biomasa. En esta zona de la Sierra de Francia, Alfonso Buenaventura detalló que “pretendemos crear una red de calor con todos los edificios públicos y noventa viviendas, proporcionándoles agua caliente y calefacción gratis al tiempo que generamos empleo con el aprovechamiento de los recursos naturales”. Al tiempo, se reducen un 40% los costes y el uso de combustibles más contaminantes.


En Robleda, mediante la gestión pública del monte creando empleo y manteniendo su población. En esta zona del Rebollar, José Luis Varas detalló las políticas medioambientales que ha llevado a cabo a raíz de la pérdida de protagonismo del campo por el descenso de ayudas de la PAC para agricultores y ganaderos. Así, con la venta de biomasa se pagan sueldos de vecinos del pueblo que limpian el monte. “Con trabajo se puede fijar población, aprovechando los recursos que tenemos, sobre todo forestales, tenemos millones de hectáreas arboladas en Castilla y León que no se aprovechan y cada una puede generar un jornal por año, solamente para quitar el exceso de biomasa que hay, manteniendo mínimamente el monte”, explicó, añadiendo que también conceden ayudas municipales por natalidad.